Llenar el coche hasta los topes es algo que todos hemos hecho en más de una ocasión. Cuando nos vamos de vacaciones, realizando alguna mudanza o, sencillamente, cuando vamos a hacer la compra del mes.

Pero que todos los hagamos, no quiere decir que esté bien, y es que esta actividad tan habitual puede suponer un riesgo enorme en caso de accidente. Cualquier objeto que se encuentre suelto dentro del habitáculo del vehículo pasa a convertirse en un proyectil si sufrimos algún tipo de colisión.

A continuación, os mostramos unas pruebas realizadas en el Centro de Pruebas Dinámicas de Suiza. En el vídeo podemos ver lo peligroso que se vuelve una simple maleta sin amarrar cuando sufrimos un accidente.

Todo el equipaje que se encuentra suelto impacta automáticamente contra los ocupantes del vehículo, aumentando las posibilidades de causar lesiones. Una simple de bolsa de apenas 2 kg puede multiplicar su peso por 10 a la hora de impactar debido a la fuerza de la inercia.

Para evitar este daño añadido en caso de accidente, tan solo debemos asegurarnos de que el equipaje se encuentre bien sujeto. Instalando diversas redes que separen a los integrantes del vehículo de los bultos, conseguiremos disminuir estos efectos.

Fuente: Core77

Fuente: Core77

Esta no es la única forma, aunque es la más habitual. En el siguiente vídeo vemos cómo la situación cambia completamente al llevar correctamente sujeto todo el equipaje.

Como habéis podido ver, hay una gran diferencia. El riesgo de sufrir lesiones por impacto de nuestro equipaje disminuye casi completamente. Recordad, la prevención siempre es la mejor medida de seguridad ante los accidentes.

Fuente: Core77, Microsiervos, Gizmodo, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Salud