En La Voz del Muro jamás nos cansaremos de ver el la amistad que puede surgir hombres y animales, una relación que a veces también puede ser complicada y no precisamente por su culpa, sino por la nuestra.

Y es que no hay nada más hermoso que ver cómo los animales, independientemente de la especie a la que pertenezcan, manifiestan su amor y ternura. Y es que, como a cualquiera de nosotros cuando alguien desprecia alguno de nuestros mimos, a ellos también puede sentarles fatal.

Eso es precisamente lo que pasó con la pequeña potrilla que veréis en el vídeo de hoy. Esta pequeña  adora que le acaricien la parte trasera de su lomo. Así pues, cuando Narnianchick y su padre visitaron la granja de su tío, la yegua se acercó a ellos para solicitar muestras de cariño.

Después de obtener lo que quería, la potrilla parecía encantada, pero no había manera de satisfacer su necesidad. Así pues, cuando el humano protagonista se cansa de acariciarla, el animal reacciona de la siguiente manera:

Vía: Narnianchick

Publicado en Animales