La sucesión de Fibonacci responde a una numeración matemática:

1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,89,144,233,377

La sucesión comienza con los números 1 y 1,1 y a partir de estos “cada término es la suma de los dos anteriores”. Esta sucesión se puede encontrar en lugares como la naturaleza y la poesía. Una rama que se aplica a todo tipo de materias, como es el estudio de sistemas biológicos, tales como plantas.

Aunque parezca complicado, lo mejor es ver un ejemplo. La sucesión la podemos ver en la disposición de las hojas de las plantas, el patrón de los pétalos de una flor, e incluso en las escamas de una piña.

Algunos de los orígenes más antiguos conocidos de la secuencia Fibonacci aparecen en la poesía india, conocida como poesía sánscrita. La sucesión numérica de Fibonacci también se puede encontrar en las matemáticas antiguas. En el siguiente vídeo el artista John Edmark combina la escultura en 3D y la sucesión matemática para crear algo verdaderamente fascinante.

Fuente: Wimp

Publicado en Miscelánea