lemongrass_1

El lemongrass, hierba de limón o citronella, es una planta perenne nativa de la India, ampliamente utilizada en la cocina tailandesa y vietnamita por su sabor a limón muy picante. Aunque suele utilizarse mayormente en sopas y guisos, también sirve para hacer una gran variedad de postres, como tartas, pasteles y merengues.

Sin embargo, además de los usos culinarios, la hierba de limón se usa también con fines medicinales, gracias a sus propiedades antifúngicas, antiinflamatorias y antibacterianas. Incluso a menudo suele agregarse al té para dar ese toque a limón picante que tanto gusta.

La hierba de limón no debe confundirse con el bálsamo de limón, melisa u hoja de limón. A continuación veamos algunos de los beneficios de añadir un poco de este ingrediente a nuestra dieta diaria:

La hierba de limón es probiótica

No me refiero a que lleve organismos vivos como el yogur, pero debido a sus propiedades antibacterianas, la hierba de limón es muy útil durante la digestión. Tiene compuestos antisépticos que matan con eficacia las bacterias malas y parásitos en el tracto digestivo y repueblan las bacterias buenas en el colon.

Por tanto, ayuda a tratar problemas de salud digestivos como la indigestión, estreñimiento, ardor, diarrea, distensión abdominal, flatulencias, calambres estomacales y vómitos. Por otro lado, la hierba de limón posee propiedades antimicrobianas que ayudan a aliviar la gastroenteritis.

Así pues, beber té de hierba de limón regularmente ayuda a tener un sistema digestivo más saludable, aunque su consumo no está recomendado para niños pequeños.

Regula el colesterol

Un estudio de la Universidad de Wisconsin en 1989 encontró que las personas con colesterol alto que tomaron cápsulas de 140 miligramos de aceite de hierba limón observaron una reducción de los niveles de colesterol. También experimentaron una disminución significativa en grasas en la sangre.

Por tanto, solo tenéis que beber una taza de té de hierba de limón diaria para ayudar a reducir los niveles de colesterol y la presión arterial. También podéis tomar la hierba en forma de suplemento tras haberlo consultado previamente con vuestro médico.

Antiinflamatorio natural

Debido a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, la hierba de limón ayuda a tratar la artritis, el reumatismo, la gota y otros tipos de dolor en las articulaciones. Es más, y esto lo diferencia de otras hierbas antiinflamatorias, sus propiedades ayudan a suprimir la actividad de la ciclooxigenasa-2, una enzima implicada en la inflamación que causa dolor, especialmente en las articulaciones.

Por otra parte, la hierba de limón ayuda a aliviar los espasmos musculares mediante la relajación de los mismos, lo que, a su vez, reduce los síntomas de dolor relacionados.

Así pues, podéis mezclar un poco de aceite de hierba de limón con un poco de aceite de coco -1 parte de aceite hierba de limón por cada 2 de aceite de coco- y frotar sobre las zonas afectadas, dejando actuar durante un par de horas. Repite el proceso todos los días durante un par de semanas. También podéis beberlo en té, aunque dos veces al día para unos mejores resultados.

Como veis, la hierba de limón puede ser tremendamente útil para tratar algunas dolencias de forma natural. Aquí podrás encontrar una selección de plantas que funcionan como antibióticos naturales (aunque nunca como sustitutivos de los recetados por un médico), así como para tratar un gran número de dolencias.

Vía: shareably, traducción y adaptación por La Voz del Muro.

Publicado en Salud