El cine puede servir como motor de inspiración para que la gente emprenda ciertos proyectos que, de otro modo, jamás habría empezado.

Para Ken Imhoff, de Milwaukee, Wisconsin, la película de 1981 Carrera de locos de Hal Needham le sirvió para iniciar la construcción un coche, pero no uno cualquiera, sino el de sus sueños:

Después de ver Carrera de locos, Ken Imhoff se enamoró de un coche en particular: el Lamborghini Countach

coche_1

Aunque Ken vive en Milwaukee, Wisconsin, en realidad nació en Oxford, Inglaterra. Cuando su padre terminó el servicio de las Fuerzas Aéreas, la familia se trasladó a EE. UU.

coche_2

Desde que era un niño, Ken siempre había mostrado gran pasión por los coches, como podéis ver en esta imagen suya de 1958 subido en un coche deportivo fabricado por su padre. Aquella fascinación por el motor nunca se esfumó

coche_3

Desde que puso los ojos en el Lamborghini Countach por primera vez, Ken supo que aquel coche era todo un sueño para él

coche_4

Casi una década después de ver el Lamborghini de la película, Ken se puso manos a la obra. Mucha gente pudo permitirse el lujo de comprarse aquel coche, pero eso no era lo que interesaba a Ken. Él empezó a fabricar el suyo propio desde cero, en el sótano de su casa. Un trabajo que le llevaría 17 años

coche_5

Ken llevaba trabajando el metal desde hacía bastantes años, por lo que sabía lo que estaba haciendo cuando abordaba cuestiones de ingeniería y soldadura del vehículo

coche_6

Instaló su taller de fabricación en su sótano, el cuál mandó construir a raíz de este proyecto, donde el coche quedaría protegido de las inclemencias del tiempo

coche_7

Así, la fecha inicial de este mastodóntico proyecto fue en septiembre de 1990, pero no terminó hasta dos décadas y varios miles de dórales más tarde. Su primer paso fue utilizar un modelo a escala 1:16 con el que se ayudó para medir las formas de los paneles de la carrocería

coche_8

Cada uno de estos paneles fue creado con aluminio, ayudándose de una herramienta de conformación. Este paso, de por sí, le llevó casi un año. Aunque dejó las partes más difíciles, como las puertas, para el final

coche_9

Incluso con su alta experiencia, Ken cometió muchos errores a lo largo del pedregoso camino. Tuvo que aprender bastantes cosas a marchas forzadas a lo largo de todo el proyecto

coche_10

Construyó un marco de bloques de hormigón para mantener el chasis, la distancia del suelo y la altura de la consistente carrocería

coche_11

Del chasis salía gran parte del cuerpo superior del vehículo, por lo que todo debía estar perfectamente alineado. Ken cuenta que fue un proceso particularmente complicado

coche_12

Todo estaba minuciosamente calculado, desde el chasis y la carrocería de aluminio, hasta los silenciadores y radiadores, tal y como cuenta Ken orgulloso cada uno de los detalles a través de su página web

coche_13

Se requieren 5 trabajos de carrocería antes de pintar el vehículo, pues además de cortar y dar forma al aluminio, después hay que pasarlo por la cartilla de autograbado, imprimación epoxi e imprimación de alto espesor

coche_14

Llegados a este punto, Ken debía instalar las conexiones eléctricas, los pedales y un depósito de combustible

coche_15

Además, necesitó la ayuda de un profesional para pintar las piezas de la carrocería

coche_16

Ken dio los diseños a su amigo Dale, un maquinista. Le llevó 10 horas convertir una hoja de metal de dos pulgadas en lo que podéis ver en la siguiente foto

coche_17

Sin embargo, Ken hizo frente a un gran número de imprevistos: el refrigerante se salía, debía mejorar el motor y sustituir las bujías

coche_18

Para 2008, el proyecto finalmente fue terminado. Solo había un problema: ¡el coche seguía atrapado en el sótano! Ken necesitó la ayuda de una excavadora para probar su nuevo coche

coche_19

El majestuoso Lamborghini ahora vive en Miami, después de haber sido adquirido por un nuevo propietario 26 años después de que diera comienzo el proyecto

coche_20

Para Ken, construir el coche era mucho más apasionante que ser dueño de él. Y después de todo, ya ha puesto en marcha un nuevo proyecto: construir un Studebaker Starlight Coupe de 1953.

Vía: boredomtherapy, traducción y adaptación por La Voz del Muro.
Imágenes: Bull In The Basement

Publicado en Miscelánea