Para el remake de la película Carrie del 2013, que tanto éxito cosechó en el ’76 decidieron hacer una campaña publicitaria que nos gustaría recordar con vosotros porque fue muy buena y consiguientemente viral.

En ella, TODA una cafetería está llena de actores gancho, exceptuando a una persona que ni se imagina dónde se ha metido. De repente, una niña discute con otro de los actores y esta comienza a usar sus poderes psíquicos para impulsarlo contra la pared y volcar las mesas del bar. La gente huye despavorida, pero la reacción de la única persona que no es un actor, no tiene precio.

Para ver más reacciónes repiten varias veces el experimento con varias personas.

Publicado en Miscelánea