A lo largo de nuestra madurez perdemos la inocencia, vemos el mundo desde una perspectiva adulta y olvidamos que algunas cosas serían mucho más bonitas si las mirásemos con los ojos de un niño.

Este bonito mensaje es el que ha querido utilizar la Asociación para gente con Discapacidades Múltiples Noemí, creando una de las mejores campañas que hemos visto últimamente. En ella, se realiza un experimento en los que padres junto a sus hijos son invitados a imitar las “caras feas” que una persona pone en un vídeo. Padres e hijos están separados y no pueden ver lo que hacen, pero a ambos se les muestra las mismas imágenes a la vez. La reacción de ambos cuando aparece una persona con parálisis cerebral es la base del mensaje.

Original: Noemi

Publicado en Miscelánea