Hay determinadas razas de perros que se han usado como perros de pelea durante la cual siempre había alguien disfrutando de ver cómo sufrían los animales. Esta situación, aunque parezca que ya no ocurre, lamentablemente aún hoy hablamos de ello, de seres humanos que se dedican a adquirir o a robar perros considerados peligrosos con el único fin de obtener dinero a cambio. Porque sí, el sufrimiento de unos genera dinero a otros.

Ese es uno de los motivos por los cuales el término ”perros peligrosos” continúa vigente actualmente. Hay muchas personas que ven a uno de ellos caminando con su humano atado con correa por una acera y enseguida se cambia ella para no pasar por su lado. Esto es muy triste. 

¿Qué hay detrás de la agresividad?

La agresividad en perros no es nata, es decir, no es algo que les venga de nacimiento, sino que lo aprenden de nosotros. Dependiendo de cómo los eduquemos y del entorno donde viva, se comportarán de una manera o de otra, independientemente de la raza a la que pertenezca. hasta un Teckel puede convertirse en un can irritable si no recibe una educación basada en el respeto y el cariño.

Cuando estos animales atacan siempre lo hacen porque es lo único que pueden hacer, es decir, detrás de la agresividad hay miedo, hay inseguridad, hay unos perros desean huir pero que no pueden hacer otra cosa más que atacar porque, o bien es eso lo que han aprendido, o bien porque no les queda más remedio si quieren seguir vivos.

¿Se puede evitar la agresividad en los perros? 

Por supuesto que sí. Para ello no hay que hacer nada más que tratarlos con respeto, paciencia y cariño. Esa es la única forma que existe para que nuestros perros se comporten adecuadamente. 

Usando collares de castigo, dándoles “toques” en el cuello, tirones o pegándoles, lo único que vamos a conseguir es que nos tengan miedo. Y unos perros con miedo pueden atacar si se ven en peligro. Por no ganar de que si hay miedo, nunca puede haber felicidad. 

Publicado en Animales
Fuentes consultadas:
www.mundoperros.es