Hay una leyenda urbana que dice que si dejas a tu mascota durante 30 minutos en un coche al sol no pasa nada siempre y cuando tengas las ventanillas abiertas. Pero esto es COMPLETAMENTE FALSO. Para ver cómo se sentía un animal en estas circunstancias, el Doctor Ernie Ward decidió comprobarlo en primera persona. Para ello se introdujo en un coche con las ventanillas algo bajadas junto a un termómetro durante 30 minutos. Desde los 10 minutos la temperatura era insoportable y dentro del coche no se movía nada de aire, a pesar de tener las ventanillas albo bajadas.

A diferencia de los perros, los humanos transpiramos para regular nuestra temperatura, lo que nos hace mucho más eficaces en ese sentido. Por lo que para un perro una situación asó es todavía peor. Si veis algún animal dentro de un vehículo denunciarlo inmediatamente e incluso si avistáis signos evidentes alarmantes no tengáis reparos en hacer lo posible para sacarlo de ahí.

Original: DrErnieWard

Publicado en Animales