Benjamin Tedesco se encontraba de vacaciones en Viena, Austria, cuando sintió la necesidad de sacar algo de dinero del cajero. Como buen experto en seguridad cibernética que es, tiene la costumbre de revisar los cajeros que utiliza, cosa que probablemente ninguno de nosotros hacemos.

Vale la pena ser un poco paranoico“, comenta. Y visto lo visto, tiene toda la razón.

Con un poco de pegamento, habían fijado un skimmer -ranura por donde se introducen las tarjetas de crédito- por encima del original, con la intención de clonar la banda magnética de las tarjetas de crédito de todo aquel que se acercase a sacar dinero.

Esta técnica de fraude se conoce como skimming y, en el caso de los cajeros automáticos, el autor del fraude suele tener de un dispositivo para grabar el código PIN del usuario.

Por ello, os animamos a que difundáis estas imágenes para poner en conocimiento de todo el mundo este tipo de fraude. Así pues, no os olvidéis nunca de revisar siempre el skimmer antes de sacar dinero.

Original: Ben Tedesco

Publicado en Insólito