Regina Kay Walters.

 

Esta foto fue tomada por el asesino en serie, Robert Ben Rhoades justo antes de matar a una joven de 14 años. Rhoades era famoso por recorrer el país en un camión de 18 ruedas que estaba totalmente equipado con una cámara de tortura. Esta foto fue tomada en un granero abandonado en Illinois donde Rhoades asesinaba. Antes de matarla, Rhoades cortó su cabello y la obligó a llevar vestido negro y tacones como los que ves en la imagen.

Asesino de Reynaldo Dagsa.

 

Reynaldo Dagsa, un político en Filipinas, tomó una foto de su familia justo antes de su asesinato el día de Año Nuevo de 2011. La foto fue tomada momentos antes de que su asesino, Michael Gonzales, le disparó dos veces, matándolo frente a su familia.

Tara Calico y Michael Henley, Jr.


 

Esta fotografía fue encontrada en el estacionamiento de una tienda de comestibles en Florida. La imagen supuestamente muestra a Tara Calico, una estudiante universitaria de 19 años de edad y Michael Henley Jr. de 9 años, ambos habían desaparecido sin dejar rastro cerca de sus casas en Nuevo México en 1988. Aún siguen desaparecidos.

Omayra Sánchez


 

Sánchez fue una chica colombiana asesinada en 1985 por la erupción del volcán Nevado del Ruiz. No tenía más que 13 años de edad cuando murió. La erupción provocó grandes inundaciones y deslizamientos de tierra en los pueblos de los alrededores. Cuando su casa fue destruida por un deslizamiento de tierra, quedó atrapada debajo de los escombros en agua helada durante tres días. Sánchez sufrió así por 55 horas de agonía. La fotografía fue tomada por un periodista poco antes de su muerte. Se ganó el World Press Photo del Año 1985.

No siempre lo que se ve es lo que parece y estas desgarradoras fotos muestran historias aterradoras tras ellas. No hay duda de que estos fotógrafos no podían saber exactamente lo que estaban capturando en ese momento.

Publicado en Insólito
Fuentes consultadas:
https://pasillo-infinito.blogspot.com