progresion_familia_1

El fotógrafo Zed Nelson emprendió un proyecto de lo más inusual. Durante 22 años -de 1991 a 2013- estuvo fotografiando a la misma familia, en el mismo día cada año. Para ello, utilizó el mismo telón de fondo y la misma iluminación, ya que no quería distraer al público con ningún otro elemento que no fuese mostrar el crecimiento de esta familia.

No tenemos otras palabras para esta transformación, que no sean de la índole de increíble o asombrosa. Se trata de la oportunidad de ver cómo el bebé va cambiando año tras año a pasos agigantados, hasta convertirse en adulto. Sin embargo, la figura de los padres, antes jóvenes y fuertes, va menguando poco a poco según vamos pasando fotos. Una progresión temporal inevitable a la que todos estamos sometidos, pero que pocas veces podemos ver de esta manera tan alucinante:

1991

progresion_familia_2
Todo comenzó con la llegada del bebé.

1992

progresion_familia_3
Después de un año, estos padres parecen haber dormido un poco más.

1993

progresion_familia_4
El niño está precioso y ¡mirad cuánto ha crecido en un año!

1994

progresion_familia_5
La mamá siempre acorde con las últimas modas durante los 90.

1995

progresion_familia_6
Parece que el pequeñín estaba mosqueado ese día.

1996

progresion_familia_7
La madre se cambió el look y el padre fue perdiendo más pelo.

1997

progresion_familia_8
Aunque parece que se lo pensó mejor y se volvió al rubio.

1998

progresion_familia_9
Lo que más destaca de las fotos, además de los cambios de apariencia de la madre, es el rápido crecimiento del niño año tras año.

1999

progresion_familia_10
Madre e hijo se cortaron mucho el pelo. El padre también empieza a verse distinto.

2000

progresion_familia_11
En esta se les ve particularmente felices.

2001

progresion_familia_12
El niño está encontrando su propio estilo. La sonrisa de la madre es preciosa, a la vez que risueña.

2002

progresion_familia_13
¿Habéis visto esos zapatos?.

2003

progresion_familia_14
En tan solo un año, el niño casi ha conseguido superar a su madre en altura.

2004

progresion_familia_15
Aquí ya la ha sobre pasado y se aproxima a alcanzar a su padre. Diríamos que ya está empezando a dejar de ser un niño para convertirse en hombre.

2005

progresion_familia_16
El que más ha envejecido del matrimonio es el padre, aunque si echamos la vista atrás, a la madre también se le notan los años.

2006

progresion_familia_17
En ese año no cambiaron mucho las cosas.

2007

progresion_familia_18
Y aquí sin embargo se les ve completamente cambiados.

2008

progresion_familia_19
Ahora el muchacho es tan alto como su padre.

2009

progresion_familia_20
Y aquí vemos que ya es más alto que él. El estilo de la madre nos encanta. El padre se mantiene en su linea sin muchos cambios aparentes.

2010

progresion_familia_21
El muchacho ya es prácticamente un hombre.

2011

progresion_familia_22
En un año no han cambiado mucho las cosas, exceptuando las gafas del hijo.

2012

progresion_familia_23
El padre dejó su etapa madura de forma casi instantánea. ¡La madre tan a la última como siempre!

2013

progresion_familia_24
Simplemente fantástico. Os recomendamos que volváis al principio de la galería para poder ver el contraste entre la primera y la última foto. Una manera espectacular de captar el tránsito de los años de una familia.

Si te ha gustado el artículo compártelo con tus contactos y no dudes en dejarnos una opinión sobre el maravilloso trabajo de este artista.

Fuente: diply

Publicado en Cultura y ocio