Con motivo del día mundial contra el maltrato animal celebrado el pasado 10 de diciembre, la artista Jacqueline Traide y la empresa de jabones Lush han querido recuperar la excelente campaña contra experimentación con animales en la industria cosmética que realizaron en 2012.

La campaña ha vuelto a generar una gran controversia en internet debido a la brutalidad con que la artista, que entonces tenía 26 años, fue tratada frente a la prensa.

La performance se realizó en un escaparate en la calle Regent Street de Londres, una importante zona comercial, con la intención de impactar y soliviantar a la opinión pública. La cobertura mediatica del evento también fue muy fuerte. Aquí tienes las imágenes.

Como si fuera un perro, un chimpancé, un conejo o un gato…

…Jaqueline fue tratada sin clemencia y sometida a los mismos procedimientos y humillaciones

Fue sacada a escena atada con una correa al cuello, los ojos tapados y un mallot de color carne simbolizando su desnudez

Después se preparó el instrumental para las pruebas

Ante la mirada atónita de los presentes, se le colocaron los electrodos

Y la mordaza que impide que muerda o cierre la boca

Se le realizaron pruebas de sensibilidad de mucosas en los ojos con un nuevo colirio en fase de pruebas

Se le aplicó maquillaje y cremas

También se le alimentó de forma forzosa par aprobar aditivos alimentarios

Entre prueba y prueba Jaqueline permanecía amarrada al material de laboratorio a la espera del siguiente test

La performance generó mucho revuelo y los medios de comunicación fueron llegando para atestiguar lo ocurrido

Llegado a un punto, la joven fue también rapada para colocar electrodos en su piel

Y se realizaron pruebas de tinte decolorante en sus cejas

La campaña fue un éxito y los presentes sintieron repulsión hacia el trato que recibió la joven. Es fácil imaginar el miedo que los animales sienten durante los mismos

Cuatro años después, la empresa Lush continúa siendo pionera contra el uso de animales en ensayos cosmológicos y alimentarios. Su cruzada comenzó en 1976 y, desde entonces, no solo ha abanderado la lucha con su ejemplo, sino que utiliza su dilatada experiencia para ayudar a otras empresas a dar el paso.

Como consumidores también podemos aportar nuestro granito de arena, informándonos y negándonos a comprar productos de empresas no responsables con los derecho de los animales.

Fuente: boredomtherapy y dailymail.co.uk

Publicado en Animales