El rape abisal es uno de esos peces que se han hecho muy famosos por su aspecto y por su hábitat: el fondo de las profundidades marinas y fosas abisales, que le otorga su apellido. Hasta ahora se había fotografiado, o se había capturado sin vida, pero esta es la primera vez que se ha conseguido grabar en vídeo.

Es una de las criaturas más extrañas de observar en su hábitat natural. El científico Doctor Ricketts se encontró con este rape por primera vez cuando se sumergió a 600 metros de profundidad en una expedición de investigación a principios de noviembre de este año.

El animal, de tan aterrador aspecto, es capaz de producir luz con un apéndice cuyo objetivo es el de atraer a las presas hasta sus grandes fauces para así alimentarse de ellos.

Original: MBARI

Publicado en Animales