parque_Gruner_See_1

El Grüner See, o Lago verde, entra dentro de lugares idóneos para el buceo dentro de Austria. La razón de su fama reside sobre todo en el increíble color verde esmeralda y transparente de sus aguas, que cada año aparecen con los deshielos.

La curiosidad y la expectación que levanta Grüner See, es que durante el invierno, el lago no tiene una profundidad superior a los dos metros. Sin embargo, en verano, el nivel del agua puede subir hasta 12 metros, inundando el entorno por completo y dejando bajo el agua todos los elementos que forman el parque como las pasarelas de madera y los bancos, que se convierten en la escenografía perfecta para una jornada de buceo.

parque_Gruner_See_2

parque_Gruner_See_3

Durante el invierno, las montañas rebosan de nieve brillante, pero cuando el calor de la primavera entra en acción, la nieve comienza a derretirse. El agua cae por las laderas de los cerros cercanos que lo rodean, llegando directamente al parque, inundándolo por completo y creando este maravilloso espectáculo natural.

parque_Gruner_See_4

parque_Gruner_See_5

Antes de pensar en qué traje de baño vas a lucir para tal ocasión, deberías saber que aquí tienes que venir a bañarte bien preparado, ya que las aguas guardan sus cualidades heladas hasta en el día más caluroso del verano. Si tienes algún traje de buceo y un equipo, podrás ver lugares increíblemente únicos bajo estas aguas.

parque_Gruner_See_6

parque_Gruner_See_7

El Grüner See no se trata de un parque abandonado sino que, en unos cuantos meses, los excursionistas volverán para hacer senderismo y para disfrutar de todos los servicios que en verano quedan bajo el agua. Hay bancos, un puente y mucha vegetación; todo queda como si el agua no hubiese inundado la zona y la vegetación sigue floreciendo maravillosamente.

parque_Gruner_See_8

parque_Gruner_See_9

Los buceadores disfrutan mucho de la visión del parque bajo el agua, mientras nadan por los senderos bien señalizados y se toman un respiro en los bancos que están en mitad de un bonito campo de hierba. Las mejores vistas no están solo en el interior del lago sino que, si miramos hacia arriba desde la superficie, podremos admirar las altas montañas y verdes árboles, todo ello, bajo un cielo azul brillante lleno de nubes blancas como el algodón.

parque_Gruner_See_10

parque_Gruner_See_11

La transparencia del agua es cuanto menos asombrosa, por lo que se tiene una visibilidad casi perfecta del entorno subacuático. Muchos se preguntan por qué se le llama el lago verde. Esto tiene que ver con la hierba y la vegetación que crece en el fondo del lago, provocando que este irradie ese resplandor verde tan característico.

parque_Gruner_See_12

parque_Gruner_See_13

Además, también se pueden ver algunos pedes y cangrejos. Estos provienen del lago más pequeño, siempre perenne, lo que significa que siempre gozan de un hogar, a pesar de que este sea bastante reducido durante el invierno. Justo antes de que empieza a subir el nivel del agua, me pregunto si se emocionan al saber que dentro de poco su hogar se hará sorprendentemente grande.

parque_Gruner_See_14

parque_Gruner_See_15

Como habéis podio observar, existen auténticos paraísos naturales en los sitios más inesperados. Si eres de los que te gusta viajar, no dudes en compartir el artículo y dejarnos una opinión sobre el Grüner See.

Fuente: ruta-33, earthporm

Publicado en Cultura y ocio