Primero que nada, querido lector, si tienes la fascinante y hoy en día rara capacidad de ver cosas en tu imaginación como si fueran parte de la realidad, te ruego que cierres la pestaña, vuelvas a llenar tu taza de alguna de esas bebidas sin calorías y dirijas tu búsqueda hacía juegos online o tal vez una película de clase B.

Pero… si aún así has decidido seguir leyendo, relájate, acomoda tu silla y dale un buen trago a tu insulsa gaseosa. Pues te voy a contar la historia de Gul.

¿Quién es Gul? Gul es un ser imaginario, lo que puede resultar curioso, gracioso incluso si lo quieres ver así. Pero hay algo que debes saber: él no es bueno, y no es tu amigo. Quizás al leer esto pienses que es una estupidez, adelante, no hago esto para que te guste, pero es muy importante que sepas, que en el momento que comiences a imaginar a Gul, será tan real como tu mano, porque sin darte cuenta, lo estarás haciendo parte de tu realidad.

Él va allá donde pronuncien su nombre. No importa si lo hacen varias personas a la vez, él se quedara con quien más le guste y lo seguirá…arrastrando su túnica vieja y podrida, ocultando su cara carcomida por la lepra.

Gul disfruta del sufrimiento, es casi tan imprescindible para él como para nosotros el agua o la comida. Una vez que has dicho su nombre, él aparecerá allí donde estés: cada vez que llores, cada vez que sientas miedo, él estará allí regodeándose en una macabra felicidad porque disfruta del sufrimiento ajeno. Por supuesto, Gul puede seguirte toda tu vida sin que lo notes, y sin hacerte daño… Por lo menos hasta que lo imagines. Una vez que imagines a Gul, como dije antes, será tan real como tú y yo; aún así, si no se deja ver (lo que sería una suerte para ti), desde ese momento en adelante comenzará la verdadera pesadilla.

Pronto notarás que alguien intenta asfixiarte cuando duermes, como si algo estuviera oprimiéndote el pecho sin dejarte respirar, o como cuando crees que todo fue un sueño y de pronto alguien comienza a respirar en tu oído con odio. Las pesadillas serán lo siguiente: si alguna vez has temido u odiado algo, Gul se meterá en tus pesadillas y multiplicará aquello que temes por mil.

Pero, lo más importante, es que si notas o descubres que él está observando, y en qué lugar está del cuarto en el que te encuentras, (rara vez ocurre esto, y solo con personas que poseen habilidades psíquicas innatas), NO y repito NO INTENTES POR NADA DEL MUNDO HABLARLE NI INSULTARLE NI TOCARLE. Esto es muy importante. Si notas que está ahí, simplemente actúa como si nada, por más que estés apunto de vomitar por el miedo. ¿Qué por qué digo esto? Porque hablarle, decirle que se vaya o intentar ahuyentarlo, solo lo enfurecería pues ya te has dado cuenta que está ahí y ya no tendrá todo el control sobre tus miedos. Y una vez que pase esto, Gul perderá el interés en tí… Sin embargo no te dejará en paz. Comenzará a lastimarte de verdad, empujándote, arrastrándote de tu cama cuando duermes, arañándote; hasta que finalmente un día acabe contigo de la peor forma que se te ocurra.

Otra cosa: nada, ni el más poderoso brujo , sacerdote, curandero, ni monje, podrá alejar a Gul. Pues solo es real para tí, nadie puede ayudarte, solo tú mismo.

La única forma de deshacerte de él es mediante un tributo. Deberás guardar en una caja que te hayan regalado (no importa si es madera, cartón u otro material, solo tienen que habertela regalado) algo roto (puede ser un plato, un juguete , etc.), algo viejo (NO FOTOS, puede ser algo de tus abuelos, un reloj viejo por ejemplo) y algo nuevo (que te hayan regalado también), y luego enterrar la caja en algún lugar donde sepas que algun curioso no removería la tierra.

Ahora, es muy importante que esa noche no vuelvas a tu casa. Pásala en casa de un amigo , bajo cualquier excusa (menos la verdad, porque solo conseguirías quedar como un demente); y, si no tienes donde pasarla, métete en algún bar que funcione las 24 horas, o si es necesario duerme en la calle. Pero NO VUELVAS a tu hogar. Gul sabrá lo que has hecho al oler la tierra en ti, y el tormento por el que pasarás, no sería comparable a ninguna de las torturas que haya inventado el hombre.

Al día siguiente Gul se habrá ido de tu casa para siempre. Así como si nada. Si vuelves al lugar donde enterraste la caja con los objetos, encontrarás un gran hoyo muy profundo que seguramente despedirá un olor nauseabundo como a carne humana en descomposición.

Pero Gul ya no será parte de tu vida, tan solo te quedará arreglar el desorden que puede haber hecho en tu hogar. Si tenías una mascota que no te llevaste el dia que enterraste la caja, prepárate para lo peor, es mejor que no te describa lo que Gul le habrá hecho pues por ti mismo podrás observarlo.

Ahora, recuerda esto, JAMÁS vuelvas a llamarlo. Es más, intenta convencerte a ti mismo de que nada de esto ocurrió nunca, olvídalo, múdate de casa si eso te ayuda. Pero si le llamas de nuevo, ni tu dios ni ningún otro podrá ayudarte. Porque al fin y al cabo tú lo has invitado a volver.

Ahora, terminado el relato, me despido. Espero que te haya gustado la historia, puedes ir a ver algún sitio web de mala muerte, irte a la cama o simplemente pensar “Bah, estupideces” y usar el resto que te quede de la noche para tus juegos online. Pero recuerda: “nada es tan real hasta que tú decidas que lo es”. Gul puede no ser nada, puede ser un invento de algún viejo cuenta cuentos buscando matar de miedo a todo el mundo, o puede ser real, tan real como tú, o como aquel suspiro exhalado con odio que seguramente sentirás en tu oído en los siguientes momentos.

Publicado en Relatos