Cuando hacemos algo malo, sentimos que estamos en problemas. Y con razón, porque cuando actuamos con maldad llegan los nervios y somos conscientes de que no hay vuelta atrás, el mal está hecho.

Un cristal roto, un jarrón destrozado o las pinturas de tu madre arruinadas y por el suelo. No hay cosa peor que no poder restaurar un estropicio. Bueno, sí, que te pillen, saber que ya no hay sitio donde esconderse. 

¿Cuántas veces habremos pensado aquello de “tierra, trágame”? Muchas, y lo sabes. Todos somos culpables de pequeños actos vandálicos en casa. Sobre todo si nos dejan a solas.

perro-control-remoto

Nuestras mascotas no se libran de ese espíritu travieso que a veces aflora en todo ser vivo. Es más, junto con los niños, perros y gatos son los reyes de las fechorías.

El momento difícil llega cuando estás ante el juez, recibiendo reprimenda y castigo. ¿Qué hacer entonces? Este perro lo tiene claro, la mejor solución pasa por oír, ver y callar.

Hay que ver el vídeo con mucha atención para averiguar si realmente está arrepentido o solo está intentando hacerse invisible.

Fuente: America’s Funniest Home Videos

Publicado en Animales