En La Voz del Muro nos encantan las historias en las que la genética juega caprichosamente, dejando bastante claro que cada uno de nosotros somos únicos, a no ser que tengamos un hermano gemelo o un mellizo con el que compartir muchos de nuestros rasgos físicos. Y es que los gemelos pueden llegar a ser sencillamente fascinantes, en parte por ese vínculo único que poseen desde que llegan al mundo. Por eso, precisamente, hoy queríamos centrarnos en la historia de un par de gemelos muy especiales.

Richie y Danielle, como cualquier otra pareja que está esperando un hijo, estaban muy emocionados cuando el médico les dijo que esperaban gemelos idénticos. Sin embargo, después de su nacimiento en 2013 y de que los médicos les sometiesen a las revisiones pertinentes, descubrieron algo increíble.

El parecido entre Lucas y Louie parecía ir mucho más allá del pelo rubio platino y unos hermosos ojos azules. Resultó que habían llegado a este mundo siendo gemelos espejo, ya que uno es el reflejo del otro, literalmente hablando:

Richie y Danielle no cabían en su emoción cuando el doctor les dijo que estaban esperando gemelos idénticos. Los médicos sabían que los niños compartían el mismo saco amniótico, pero no fue hasta después de su nacimiento cuando se dieron cuenta de que Lucas y Louie eran gemelos espejo

gemelos_1

Los gemelos espejo son muy poco frecuentes, una condición que afecta tan solo a una cuarta parte de los gemelos idénticos. Diez días después de su concepción, Lucas y Louie se dividieron en dos. Si lo hubiesen hecho un día más tarde, es muy probable que hubiesen nacido unidos

gemelos_2

Cuando decimos que es como si uno de ellos fuese el reflejo del otro, es porque hasta sus órganos vitales están cambiados. Lucas tiene el corazón, el bazo y el hígado en el lado opuesto de donde debería estar

gemelos_3

Estas características reflejadas también pueden darse a nivel externo, es decir, cuando uno de los bebés nace con un lunar en la parte derecha del rostro y el otro con el mismo lunar en la parte izquierda. Otras veces, uno de los niños puede ser diestro y el otro zurdo. ¡Incluso el nacimiento del pelo podría ser en el lado opuesto!

gemelos_4

Dos años después de su nacimiento, Lucas y Louie son unos niños felices, saludables y muy enérgicos. “La unión que existe entre ellos parece algo irreal”, asegura su padre.

gemelos_5

Fuente: littlethings

Publicado en Familia