Seguro que en tu adolescencia engañaste alguna vez a tus padres diciendo que te encontrabas en casa de un amigo cuando realmente estabas de “juerga”. Pero nada tiene que ver con lo que hizo Zilla van den Born, una joven de 25 años de edad que hizo creer a su familia y amigos que estaba disfrutando de unas exóticas vacaciones de cinco semanas en todo el sudeste de Asia, como parte de un proyecto universitario.

Pero lo mejor de todo es que el engaño se produjo en su casa de Amsterdam, desde la que creaba montajes con Photoshop para ir compartiendo las fotos de su viaje en Facebook y en la que montaba decorados que usar de fondo mientras conversaba con sus familiares por Skype.

Esta es la foto que colgó en la

Esta es la foto que colgó en la

Realmente usó una foto de ella en un río

Realmente usó una foto de ella en un río

Zilla dijo:

“Hice esto para mostrar a la gente que filtramos y manipulamos lo que queremos mostrar en las redes sociales – hemos creado un mundo ideal en línea que la realidad ya no puede satisfacer.”

Retoques fotográficos perfectos

Retoques fotográficos perfectos

“Mi objetivo era probar como de fácil y habitual es para la gente distorsionar la realidad. Todo el mundo sabe que las fotografías de modelos están manipuladas, pero a menudo pasan por alto el hecho de que manipulamos también la realidad de nuestras propias vidas”.

Durante el viaje ella dijo haber conocido a gente

Durante el viaje ella dijo haber conocido a gente

Pero realmente no era así, se insertó con Photoshop

Pero realmente no era así, se insertó con Photoshop

La estudiante de diseño se despidió de su familia en el aeropuerto, antes de que tomara de nuevo un tren de regreso a Ámsterdam, donde pasó los siguientes 42 días modificando las imágenes.

Su supuesta visita al templo

Su supuesta visita al templo

facebook

Durante el transcurso de las cinco semanas, Zilla disfrutó del buceo, enseñó una muestra de la comida asiática típica, viajó en tuk-tuks tradicionales e que incluso visitó un templo budista.

Pero en realidad tomó las fotografías en su propia piscina, o en lugares alrededor de Amsterdam. La comida asiática la cocinó ella misma.

Se fotografío en una piscina de Amsterdam

Se fotografío en una piscina de Amsterdam

Añadiendo peces exóticos al fondo para hacer creer que estaba en el mar

Añadiendo peces exóticos al fondo para hacer creer que estaba en el mar

Con viejos artículos de decoración navideños y un paraguas, creó el decorado de un hotel asiático, para engañar a sus padres durante las sesiones de Skype.

Además, para darle más veracidad, envió mensajes de texto en medio de la noche. También les trajo souvenirs que en realidad había comprado en tiendas locales.

Finalmente reveló la verdad a sus familiares y amigos, pero grabándolo todo en video para ver sus reacciones.

El crimenLas vacaciones perfectas.

Fuentes: gapyear, Huffingtonpost, vimeo y petapixel

Contando la verdad

Los falsos Skype

Preparándolo todo

La supuesta comida local

El falso regreso

Publicado en Miscelánea