Las alitas de pollo son unas de las delicias de las que tenemos la suerte de disfrutar. No suelen ser especialmente caras, y son fáciles de hacer hasta para los más desastrosos en la cocina. Es habitual que cuando las comemos nos dejemos gran parte del alimento adherido a los huesos, desaprovechándolo, pero usando este sencillo truco del canal de youtube Food Wishes, no te dejarás nada, y te será más fácil aun comerlas.

Actualización: Gran parte de nuestra plantilla es vegetariana, y nos han pedido que incluyamos este fragmento de texto junto con el artículo, cosa que nos parece genial y en la que nos encontramos completamente de acuerdo. “Si compras pollo, procura hacerlo de granjas locales en lugar de cogelados de grandes marcar, en las primeras es más probable que se respete al animal durante su crecimiento. Los pollos de campo suelen tener la piel amarillenta, esto denota que han sido alimentados con piensos de calidad y alimentos naturales, habiendo sido engordados lentamente. Si además tienes ocasión, interésate por las condiciones de los productores de comida que te rodean y apoya los que más éticos sean”

Original: Food Wishes

Publicado en Cocina