Pensamos, en nuestra pedante creencia de creernos la única especie capaz de todo, que los seres humanos son los únicos que disfrutan con la música, algo que no es necesariamente cierto y las aves son un buen ejemplo. Los científicos han descubierto que las aves tienen una increíble forma de procesar un ritmo pegadizo. Esto sucede a través de su aprendizaje vocal, que sólo se encuentra en los seres humanos, loros, delfines y elefantes. Es extraño pensar que las aves tienen esas mentes tan complejas, pero os sorprenderíais si descubrierais de lo que son capaces algunas especies como los agapornis o los cuervos, como ya vimos hace un tiempo en La voz del muro.

No sabemos si será el caso de este pequeño bailando música irlandesa, pero os aseguramos que os va a sacar una buena sonrisa.

Via: wimp

Publicado en Animales