Cuando Tiffany voló a California para visitar a su novio Levy, con el que llevaba más de tres años, pensó que asistiría a un evento militar de su suegro. Lo que nunca se le pasó por la cabeza es lo que su novio le había estado preparando.

Levy había planeado un día de actividades para Tiffany, sorprendiéndola con la visita de sus mejores amigas, a las que hacía años que no veía.

Al final de un largo día de diversión sin poder esperar a qué se debía todo, llegó el colofón con la esperada pedida en el lugar que se conocieron.

Con la ayuda de una famosa productora para documentar la propuesta -que tuvo que reservar y preparar 17 meses antes- todo salió a pedir de boca… o de mano.

Original: CandeLighFilms

Publicado en Miscelánea