Hace unos días, el fotógrafo y político Claus Jorstad, de 45 años, publicaba en su muro de Facebook una hilarante queja en referencia a un accidente fortuito que sufrió con un taburete de Ikea mientras se duchaba. Lo que no se imaginaba es que su reclamación, así como la respuesta de la gigante sueca, se volverían virales.

Pero antes de entrar en materia, hay que decir que Jorstad padece problemas de rodilla y por eso tiene que ducharse sentado. Por ello, compró un modelo de taburete rojo llamado Marius en la tienda local de Ikea, con el objetivo de estar cómodo durante su ducha diaria.

Pocas cosas producen más angustia que cuando alguna parte de nuestro cuerpo se queda atrapada en algo, por lo que no resulta difícil imaginar el ataque de pánico que debió sentir Jorstad, cuando uno de sus testículos quedó atascado en uno de los agujeros del famoso taburete.

Parece que el jabón fue el responsable de tal desgraciado accidente. Además, tal y como Claus describe, el calor provocó que su testículo se hinchase y ya no pudiese emprender el camino de vuelta a través del agujero del asiento.

“No me di cuenta de eso hasta que me iba a levantar y noté que el taburete estaba pegado a mi trasero y colgando de él, y sentí un dolor que era como si un rayo me golpeara. ¡El p*** escroto se había quedado atascado en el agujero!”

Después de largo rato pensando qué hacer, el agua dejó de salir caliente y empezó a entrarle frío.

¡Con el frío el ‘marinero’ inflado había mermado de nuevo, y yo era un hombre libre otra vez! Por lo tanto, ahora tengo una pregunta para ustedes: ¿el taburete está disponible en color amarillo?

Por si no lo había mencionado, Jorstad llama a sus dos testículos ‘marineros’ cuando se dirige a la gente de Ikea: “ya sé que en Suecia no gustan mucho las descripciones directas del cuerpo humano, así que utilizaré los términos ‘patrón’ y ‘marineros’“, expone en su mensaje.

Después de contar su traumática experiencia, la cual ha recibido más de 32.000 me gusta y casi 14.000 compartidos, la community manager noruega de Ikea no dudó en contestar a Claus de una manera épica:

Hola Claus. Es triste saber que su tripulación ha sufrido y casi termina como un trabajo del equipo de salvamento. Nosotros te recomendaríamos sacar el taburete de la ducha y usarlo para poner una flor bonita en un lugar adecuado. Si eliges mantener la silla en la ducha, pensamos que tienes que vestirte mejor para la próxima navegación. Podemos recomendarte un gorro para la lluvia. El taburete MARIUS solo está en rojo, negro y blanco. Espero que tengas un buen día”.

Después, sumándose a la guasa y a las recomendaciones de Ikea, Jorstad subió una foto que habla por sí sola: jamás volverá a utilizar ese taburete para la ducha.

Vía: Facebook
Fuentes: mirror.co.uk, boredomtherapy
Imagen de portada: Facebook

Publicado en Miscelánea