La inquietud del fotógrafo sirve básicamente, además de para ampliar su portafolio, para dar a conocer lugares, sentimientos, personas o cosas que no podemos ver por nosotros mismos. Por eso, el fotógrafo polaco Arkadiusz Podniesinski viajó el mes pasado a la zona del desastre nuclear de Fukushima, con intención de ver la localización con sus propios ojos.

Cuando por fin consiguió el permiso para entrar en la zona de exclusión de 20 kilómetros, tuvo la sensación de encontrase en el set de rodaje de una película postapocalíptica. Su afán por dar a conocer lugares que están bajo el peligro radiactivo no es fruto de la casualidad, pues en 1986 Podniesinski fotografió el área cerca del desastre nuclear de Chernóbyl.

“La culpa del desastre en la planta nuclear de Daiichi no es de terremotos ni tsunamis, es de los humanos,” comenta el fotógrafo en su web. Se comprometió con el proyecto para poder “sacar sus propias conclusiones sin influencia de los medios sensacionalistas, propaganda del gobierno o grupos de presión nucleares que intentan minimizar los efectos del desastre, para poder así compartir la información obtenida con un público tan amplio como fuera posible.”

La carretera y los vehículos abandonados cerca de la planta nuclear, van siendo engullidos lentamente por la naturaleza

fukushima_1

Incluso algunos de los coches han desaparecido casi por completo entre la maleza

fukushima_2

Podniesinski muestra una radiación de 6,7 uSv/h

fukushima_3

La zona parece haber sido congelada en el tiempo. Solo la naturaleza es la única que da la cara

fukushima_4

Televisiones contaminadas que fueron recogidas y apiladas como parte de las operaciones de limpieza

fukushima_5

Las arañas se han convertido en los huéspedes de este supermercado abandonado

fukushima_6

Como veis el escenario es perfecto para grabar una película sobre una pandemia mundial

fukushima_7

Ordenadores de un laboratorio en un pueblo cercano a la planta nuclear

fukushima_8

Los comensales de este restaurante dejaron su almuerzo a medias tras el incidente

fukushima_9

Estos karts corrieron por última vez en el parque de atracciones situado dentro de la zona de exclusión

fukushima_10

Un aula de música en la que ya no volverá a escucharse nada

fukushima_11

Aquí podemos ver los estragos causados por el terremoto que después ocasionó el tsunami

fukushima_12

Un aparcamiento de bicicletas que denota la angustia y el pánico de la huída de sus propietarios

fukushima_13

Todas las clases fueron interrumpidas en mitad de la lección tras el desastre

fukushima_14

Un salón de juegos en el que tan solo queda el eco de los sonidos de las tragaperras

fukushima_15

Esta foto aérea tomada con un dron muestra uno de los vertederos con miles de bolsas de suelo contaminado

fukushima_16

Las bolsas con tierra radiactiva se apilaron unas con otras para ahorrar espacio

fukushima_17

Sacos que dijeron que desaparecerían, pero mucha gente permanece escéptica

fukushima_18

A las vacas empezaron a salirles puntos blancos por todo el cuerpo tras el incidente. Los granjeros creen que es debido a que han comido hierba contaminada

fukushima_19

“La energía nuclear es la energía de un futuro brillante”, dice este paradójico cartel

fukushima_20

Fuente: boredpanda

Publicado en Insólito