Incautos turistas son arrastrados por la fuerza de un avión contra la playa

Enlace patrocinado
por Kike Pérez
el 14/11/2016 en Varios

Hay que ver cómo es el ser humano, ve una caída y se detiene a mirar. Evalúa el riesgo de accidente y se pone en primera fila… Sinceramente no tengo claro el por qué de este comportamiento, pero estoy seguro que se han escrito cientos de libros sobre él. Tal vez sea selección natural o simple y llana estupidez, pero en cualquier caso no deja de asombrarme.

El aeropuerto de San Martín en Mao Beach, El Caribe, es un buenísimo ejemplo de ello. En este lugar, la pista de aterrizaje linda directamente con la playa más turística de la isla. Solo una pequeña y delgada valla las separa. No hay zona de seguridad, ni muros, ni barreras; el reducido espacio del lugar no lo permite. Y de no ser así, los aviones que allí descansan no lograrían despegar.

Un avión comercial no es una máquina ligera. Está fabricado en acero y repleto de componentes electrónicos. Aproximadamente pesa unos 178.750 kilogramos vacío y hasta 397.000 cargado de maletas, combustible, pasajeros y tripulación. Con todos estos datos, ¿podéis imaginar la increíble fuerza que un motor de avión tiene para conseguir alzar el vuelo?

Pues bien, ¿qué creéis que ocurre en Mao Beach, teniendo en cuenta el factor de la estupidez humana? Exacto, que los turistas se colocan junto a la valla del aeropuerto para mirar cómo despegan los aviones, quienes terminan revolcados por el suelo debido a la fuerza de los motores.

Puede sonar divertido, pero cuando veas las imágenes cambiarás de opinión. La experiencia no es placentera, y mucho menos indolora, pero aún así los incautos turistas hacen caso omiso de las advertencias. ¿Será que no saben leer los carteles?

Fuente: KLM 747 Extreme Jet Blast blowing People away at Maho Beach, St. Maarten – 2014-01-14

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más