Que una persona desarrolle algún ligero temblor conforme avanza su edad es algo normal, pero no para un violinista que se gana la vida manteniendo el pulso y la precisión del arco con el que rasga las cuerdas haciéndolas vibrar.

Ante esta situación, el violinista profesional Roger Fisher tuvo que buscar una solución si quería poder seguir tocando. Los médicos le aconsejaron que la mejor opción era la de introducir unos electrodos en el cerebro para estimular la región de éste en la que se producían los temblores, pero para ello había que realizar una cirugía muy precisa, en la que la colocación exacta de los electrodos solo podía ser posible si se realizaba mientras que Roger tocaba el violín.

Las cirugías cerebrales se realizan en muchos casos manteniendo al paciente consciente, así los médicos pueden saber de inmediato si están tocando donde deben. Puede parecer un método de prueba y error, pero hasta el momento es una de las mejores técnicas que se conocen.

*NOTA: en el video se habla de ELECTRONES, pero se refiere a la palabra ELECTRODOS

Original: Mayo Clinic

Publicado en Miscelánea