Es indudable que el alto contenido de acontecimientos que tienen lugar en esta película le otorgan un ritmo endiablado que no deja margen al aburrimiento, y más aún con un actor tan carismático en primera línea como Bryan “Walter White” Cranston, acompañado de un buen reparto. Pero historias de esta envergadura necesitan más minutos para ser contadas como es debido, y sobre todo un mejor desarrollo de los diferentes personajes que aparecen en ellas, ya que una vez finalizada queda la sensación de que muchos cabos no se han atado, dejando algunas dudas en el aire debido a una trama más superficial de lo deseado. Un largometraje correcto aunque incompleto.

Mi puntuación: 5/10

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
http://cinedepatio.blogspot.com.es/2016/12/infiltrado.html