Unos lo llaman Karma instantáneo, o justicia cósmica. La cuestión es que este joven se llevó una lección que jamás olvidará. Ocurrió en Chile. Las cámaras de un autobús interurbano captan cómo dos jóvenes van a subirse al bus, pero uno de ellos se queda esperando abajo. El chico que sube primero hace el amago de intentar robar el bolso a una de las pasajeras, sin éxito, bromea como si no quisiera robárselo. Segundos después y después de que el conductor del vehículo se percatara de que su comportamiento era sospechoso, vuelve a intentar robar el bolso. En este momento, el conductor le retiene dejándole atrapado con la puerta del autobús.

Publicado en Miscelánea