Decía el proverbio chino “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida“. Y esta frase tiene mucho que ver con la historia que os contamos.

Detroit es una ciudad de las ciudades de América que más han experimentado la crisis. Construida sobre la promesa de convertirse en la meca de la tecnología y el futuro, ahora es un nido de delincuencia y casas deshabitadas. Algunas de sus calles parecen sacadas de una película post-apocalíptica.

Al quedarse sin nada, cientos de personas viven en la calle y este hecho inspiró a Veronika Scott, hija de adictos, a crear como proyecto universitario un abrigo que se trasforma en saco de dormir. Pero cuando iba por el séptimo prototipo y pidió opinión alguien se quejó, lo que le llevo a poner en práctica una idea mejor.

Original: Gap

Publicado en Miscelánea