Se llama ARC, y es el primer bolígrafo pensado para las personas que padecen la enfermedad degenerativa de Parkinson, característica por producir temblores en las personas que la padecen -este suele ser uno de sus primeros síntomas- así como rigidez muscular y otros movimientos involuntarios.

El invento permite una escritura más limpia y suave, contrarrestando la micrografía, una condición que les lleva a escribir letras más y más pequeñas hasta resultar ilegibles. Muchas personas con esta dificultad motora acaban renunciando a escribir o dibujar. El objetivo de Dopa, la empresa detrás del bolígrafo, es centrarse en las necesidades de los que padecen la enfermedad. Mediante la utilización de motores de vibración de alta frecuencia dentro del bolígrafo, consiguen que la escritura sea más grande y clara mediante la estimulación de determinados músculos de la mano.

Se han probado y desarrollado varios prototipos de ARC con catorce personas con los síntomas de la micrografía, lo que demuestra una mejora general en la escritura del 86% .

Original: ARC

Publicado en Ciencia