Las residencias y oficinas de las grandes ciudades resultan cada día más agobiantes y tristes, y es que la mayoría de los bloques de pisos construidos en los últimos 20 años, se hicieron con el objetivo de obtener el mayor numero de viviendas en el menor espacio y con los mayores beneficios para el constructor.

Puede que las viviendas y ciudades del futuro se construyan pensando en los usuarios, en el aprovechamiento de la luz y los espacios, como hacen otros proyectos funcionales e increíbles, pero ¿qué hacer con los pisos y apartamentos oscuros que ya están construidos?

En lo que podría ser uno de los desarrollos más innovadores en la creación de la luz solar artificial, un grupo de científicos italianos ha anunciado recientemente un tragaluz artificial llamado CoeLux, capaz de imitar a la perfección la sensación de la luz natural.

tragaluz artificial 1

El creador del sistema de iluminación, afirma que es tan real que engaña a las personas que han visto el producto, pensando que estaban ante un tragaluz natural.

tragaluz artificial 2

Los inventores no han desvelado demasiados detalles sobre la tecnología y el funcionamiento de CoeLux, según sus explicaciones el efecto se consigue al filtrar una fuente de luz cálida a través de una capa de nanopartículas que imitan a la atmósfera terrestre. Debido a esto, no sólo consiguen la apariencia de la luz solar, sino también su misma calidad.

tragaluz artificial 3

CoeLux permite seleccionar entre tres configuraciones diferentes que imitan la luz solar en distintos puntos del globo terráqueo, incluyendo ambientes tropicales, mediterráneos y nórdicos.

tragaluz artificial 5

Este sistema de iluminación ha sido especialmente concebido para llevar la luz y crear ambientes más acogedores en habitación sin ventanas, oficinas subterráneas, aparcamientos u hospitales.

tragaluz artificial 4

El equipo de CoeLux insiste en remarcar que las imágenes facilitadas no están digitalmente alteradas y que la luz se ve tan realista como se percibe en las fotografías.

Fuente: thisiscolossal.com

Publicado en Ciencia