Las paradas de autobús no son precisamente el lugar más acogedor de una ciudad. No se como serán en vuestra localidad, pero en la mía son 4 hierros con unas láminas de cristal y un techo de plástico. En realidad cumplen su función, por lo que tampoco es cuestión de quejarse.

Lo que tienen en común todas las paradas de autobús que he visto es su aspecto triste, desangelado y en ocasiones, decrépito. También es cierto que yo no he visitado Walkhampton en Dartmoor, un pueblecito de Inglaterra.

En este lugar alguien desconocido ha convertido la parada de autobús en un lugar en el que da gusto estar. Con unos cuantos cuadros, unas flores y algún que otro mueble más que una parada de bus parece una sala de estar.

El lugar en cuestión estaba lleno de graffitis y suciedad, pero eso ya es cosa del pasado. Ahora solo vemos macetas, cojines y una mecedora. En las siguientes fotos podréis ver como está actualmente.

Así es la parada de autobús de este pueblecito inglés

Hace tan solo unos cuantos meses, nada hacía especial esta localidad de tan solo 850 habitantes, pero ahora se ha hecho famosa por su parada de autobús

Esto era lo que tenían que ver los habitantes de Walkhampton antes de que un misterioso desconocido transformase completamente la parada del bus

Ahora cualquiera que tenga que utilizar este servicio se encontrará casi tan a gusto como en el salón de su propia casa

El acabado rústico de la parada le da un toque mucho más acogedor

Cada cierto tiempo, el misterioso desconocido va cambiando la decoración. Aquí vemos como se encontraba la parada el día de San Valentin

Corazones y motivos amoroso copan el lugar. También colocó una lámpara de araña y una cesta con chocolates para todo aquel que pasara ese día por allí

Los habitantes de el pueblo están muy contentos con este cambio. “Es como tener nuestro propio Banksy montando aquí sus instalaciones artísticas” dicen algunos lugareños

Todos coinciden en que sea quien sea el que hace estos cambios ha traído alegría a la comunidad, y esperan que siga así por muchos años más.

No es raro encontrarse notas de agradecimiento en el lugar. Las escriben los habitantes de Walkhampton dándole ánimos al misterioso artista. Ojalá y todos tuviésemos ese toque altruista que tienen las gentes de este pueblo, en especial su Banksy particular.

Publicado en Insólito
Fuentes consultadas:
http://www.messynessychic.com/2017/03/01/the-coziest-bus-stop-in-britain-made-by-a-mystery-guerrilla-interior-designer/