En la lejana ciudad de Jharía, en el noroeste de India, cientos de personas mueren lentamente por culpa de trastornos respiratorios y enfermedades en la piel provocadas por el humo tóxico de un incendio centenario.

El suelo de esta región es uno de los mayores y más ricos yacimientos de carbón del mundo, sin embargo, en 1916 se produjo un incendio en la mina y desde entonces no ha dejado de arder.

Al ser el carbón y la turba un material muy combustible, el fuego se propagó hacia el interior de la tierra ardiendo lentamente entre las grietas. A pesar de los esfuerzos realizados, se calcula que con el carbón existente en la zona podría continuar activo hasta 3600 años más.

A pesar de ello y de los 70 focos incendiarios que se han llegado a localizar bajo el subsuelo, el ritmo de vida y el trabajo no se detienen en Jharía.

Sus habitantes han nacido y crecido en una tierra en llamas, un lugar inhóspito que escupe humo tóxico y que en 1995, tras consumirse una beta de carbón, la tierra se abrió engullendo 250 casas.

Conoce Jharía, la ciudad en llamas.

Las minas de Jharía comenzaron a explotarse en el año 1894, sin embargo y debido a que la zona se configuró como una explotación a cielo abierto, en 1916 se declaró un incendio.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

El fuego se propagó aprovechando las betas de turba, un tipo de carbón muy poroso que arde con mayor facilidad. En 1972 se contabilizaron un total de 70 focos en una superficie de 17 kilómetros cuadrados.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

La región es muy rica en carbón, de las 74 minas que hay en India, 70 se encuentran en Jharia.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

Por eso el fuego no ha impedido que miles de personas continúen trabajando en este medio tan hostil.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

Aunque el fuego arda entre la tierra y el humo tóxico salga a la superficie, hombres, mujeres y niños trabajan para sobrevivir.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

El trabajo de minería es muy duro por si mismo.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

Pero imagina desempeñar tu labor en una zona en llamas.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

Aquí puedes ver como niñas de 7 años trasportan cestos cargados de carbón en  la cabeza mientras recorren las nubes de humo.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

Trabajan sin zapatos, guantes, ni mascarillas. Y al finalizar el día se lavan en un pequeño riachuelo contaminado.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

El humo tóxico contiene venenos como el óxido de azufre, azufre, carbono y nitrógeno.

Alamy vía Dailymail

Alamy vía Dailymail

Estos componentes provocan serios problemas respiratorios y diversas enfermedades cutaneas.

Getty Images vía Dailymail

Getty Images vía Dailymail

A pesar de las repetidas advertencias de los servicios sanitarios, los lugareños continúan exponiendose a ellos pues es su único sustento.

Alamy vía Dailymail

Alamy vía Dailymail

La ciudad y sus alrededores se encuentran al borde de una catástrofe humanitaria y ecológica sin parangón.

Alamy vía Dailymail

Alamy vía Dailymail

Aunque el gobierno se ha comprometido a trasladar a la gente lejos de la zona, aun no se ha puesto en marcha ningún plan de evacuación.

Bloomberg vía Getty Images

Bloomberg vía Getty Images

El fotógrafo Jhonny Haglund, declaró que un día en la zona fue suficiente para acabar impregnado de carbón. Su piel quedó oscurecida y su garganta ardía. El calor en sus pies era muy alto y la suela de sus botas casi se había derretido.

Bloomberg vía Getty Images

Bloomberg vía Getty Images

Sin embargo, niños pequeños respiran ese aire y caminan descalzos por las brasas.

Alamy vía Dailymail

Alamy vía Dailymail

Un niño carga un gran trozo de carbón sobre su cabeza.

Alamy vía Dailymail

Alamy vía Dailymail

Una chica recoge trozos y desperdicios de carbón para vender en el mercado local.

Alamy vía Dailymail

Alamy vía Dailymail

Un minero descansa sobre un montón de carbón mientras cubre su cara con un pañuelo.

Bloomberg vía Getty Images

Bloomberg vía Getty Images

Si el viento sopla, los incendios pueden avivarse y arder con violencia.

Bloomberg vía Getty Images

Bloomberg vía Getty Images

En ocasiones y debido al peso del hombre o de los camiones, la tierra cruje y se desploma engulléndolo todo.

Alamy vía Dailymail

Alamy vía Dailymail

Y alrededor del 80 – 85 % de la población sufre problemas respiratorios.

Alamy vía Dailymail

Alamy vía Dailymail

La mayoría aquejados de tuberculosis, enfermedad pulmonar crónica, asma bronquial y neumoconiosis.

Bloomberg vía Getty Images

Bloomberg vía Getty Images

Debido a la dureza, la gente enferma pronto y sus hijos deben sustituirlos en la mina. Cada día la gente es más joven y enferma antes, ahora los niños trabajan sin descanso.

Fuente: dailymail.co.uk vía: microsiervos

Publicado en Insólito