En los últimos dos años, el boom de las series ha alcanzado cotas de fascinación sin precedentes. La ficción en la pequeña pantalla ha conseguido, además, producir un gran fenómeno fan alrededor de sus bandas sonoras, alzándolas a los primeros puestos de las listas de ventas. Las razones no son pocas, las bandas sonoras de las mejores series tienen una calidad altísima y hay algunas que quedarán para siempre en nuestra memoria. Revisamos algunas de las joyas musicales de las series más recientes. Tranquilos, no contiene spoilers.

1. Juego de Tronos (David Benioff, D.B. Weiss, 2011-Actualidad)

Ramin Djawadi, que ha musicalizado otras series como Prison Break (Paul Scheuring, 2005-2009), Person of interest (Jim Caviezel, 2011-2016) o The Strain (Chuck Hogan, Guillermo del Toro, 2014-Actualidad) y que lo hace ahora también con la nueva apuesta de HBO, Westworld (Jonathan Nolan, Lisa Joy, 2016), es el genio que consiguió que la banda sonora de la última entrega de Juego de Tronos fuera tan comentada como el propio capítulo y que no pudiéramos dejar de escuchar una y otra vez el tema Light of the seven. Además de esta maravilla, el resto de las temporadas, en las cuales también ha estado al frente de la banda sonora, siempre han tenido una cuidadísima composición musical, que nos ha conducido por todos los grandes momentos que nos ha dejado la serie, y nos ha trasladado a las diferentes atmósferas de cada uno de los reinos.

2. The Leftovers (Damon Lindelof, Tom Perrotta, 2014-Actualidad)

El tema The Departure es el principal de esta serie que se mueve entre el misterio, lo sobrenatural y la soledad que envuelven la ciudad de Mapleton, una ciudad ficticia en la que los habitantes han ido desapareciendo. El compositor británico Max Richter es el artífice de este tema, que va apareciendo a lo largo de la serie en diferentes versiones, y del resto de la banda sonora de The Leftovers. En ella encontramos sobre todo sonido de piano, al que se añade algún sonido de cuerda, y que acompañan a la perfección la desolación y el abandono que los protagonistas de esta historia experimentan. Recientemente, en la última temporada de Black Mirror (Charlie Brooker, 2011-2016), podemos reconocer las delicadas melodías de Richter en el primer capítulo, Caída en picado, en el que, tratándose de una historia completamente diferente, las notas de sus composiciones nos revelan el mismo desamparo en una protagonista obsesionada por conseguir la aceptación de la sociedad en un mundo (no muy lejano) en el que las redes sociales se han llevado al extremo.

3. Fargo (Noah Hawley, 2014-Actualidad)

Jeff Russo tenía un reto difícil al ser el encargado de la banda sonora de una serie basada en una película ya existente. Sin dejar de lado el sello de los Coen de la película de 1996 y la fantástica música que Carter Burwell había creado para ella, Russo quiso crear una atmósfera nueva para la serie, en la que la melancolía se apodera de las melodías y nos traslada al frío y desierto paisaje de Minessota. Russo, fundador de la banda de rock Tonic, recurre a este género que maneja a la perfección para introducirlo en la música, que no es ajena a que, además de lo desolador del paisaje, se trata del género policiaco, donde aparece la violencia y personajes peculiares de todo tipo. Con todo esto, el compositor, igual que la serie en su conjunto, no sólo han cumplido las expectativas, sino que las han superado.

4. Isabel (Javier Olivares, 2012-2014)

No podía faltar representante española en este repaso, y la banda sonora que debía estar aquí es la de la serie Isabel. El argentino Federico Jusid pone música a la vida de Isabel de Castilla y después la pondría a la de Carlos V, en la serie Carlos, Rey Emperador (José Luís Martín, Oriol Ferrer, 2015-2016). En la banda sonora de Isabel encontramos, como es habitual en la ficción histórica, la interpretación de una gran orquesta que remarca el carácter histórico y épico de la serie, pero además, encontramos composiciones corales y, ya en la segunda temporada, melodías más árabes que remiten a ese reino nazarí de Granada que centra uno de los grandes conflictos de la trama. Además de en el guión y en los personajes, el compositor buscaba inspiración en el set de rodaje, al que acudía frecuentemente para ver los decorados, el vestuario y, sobre todo, a los actores, de quienes observaba sus gestos y cada detalle de su interpretación.

5. Sherlock (Steven Moffat, Mark Gatiss, 2010-Actualidad)

Sherlock Holmes es uno de los personajes, si no el más, adaptado de la literatura. En esta serie, el detective más famoso se traslada al Londres actual, en el que se suceden una serie de crímenes que investigará, a su pesar, con la ayuda de su compañero Wsatson. Para la banda sonora de esta fantástica serie, David Arnold y Michael Price han creado unas melodías de lo más pegadizas, que remarcan el universo de este arrogante y excéntrico detective y van reforzando el ritmo de cada capítulo. A estas melodías, se añaden algunas de corte más clásico y otro tipo de ritmos más electrónicos, para momentos más oscuros y de más acción.

6. Outlander (Diana Gabaldón, Ronald D. Moore, 2014-Actualidad)

Bear McCreary es conocido por haber puesto banda sonora a otras series importantes como The Walking Dead (Robert Kirkman, 2010-Actualidad), y en esta ocasión vamos a un universo totalmente diferente. En concreto, nos vamos a la Escocia del siglo XVIII en esta adaptación para la pequeña pantalla de la novela homónima de Diana Gabaldón. La historia, que mezcla romance, drama y viajes en el tiempo, debía encontrar también ese equilibrio en su banda sonora. El compositor estadounidense, ha utilizado instrumentos propios de los sonidos escoceses, como gaitas y tambores, a los que recurre en las escenas de más acción, y los ha unido a delicadas arpas y a una gran orquesta de cuerda, que nos deja melodías que recuerdan mucho a esas grandes bandas sonoras románticas que creó el gran James Horner para películas como Leyendas de pasión (Edward Zwick, 1994).

7. Narcos (Chris Brancato, Carlo Bernard, Doug Miro, Paul Eckstein, 2015-Actualidad)

Rodrigo Amarante es el artífice del tema Tuyo, que abre la serie. Pero detrás de la banda sonora de este fenómeno seriéfilo del último año, está Pedro Bromfman. La música original de Narcos, une melodías tradicionales de géneros como el thriller, el crimen y la mafia a ritmos colombianos por excelencia, como la cumbia, y también la salsa, para llevarnos directamente a la Colombia de finales de los años 70, cuando arranca la historia. En este recorrido en el tiempo por la vida de Pablo Escobar, que abarca dos décadas en la serie, la música juega un papel clave para situarnos en el ambiente de cada periodo tanto personal, en cuanto al protagonista, como al contexto en el que se enmarca la historia.

Publicado en Cultura y ocio