Hay noticias que resultan tan impactantes que son difíciles de procesar. Para mí esta ha sido una de ellas. Como madre siempre quieres dar a tus hijos lo mejor, protegerlos, cuidarlos y asegurarte que estén a salvo. ♥

Cuántos no darían lo que fuera por asegurarles a sus hijos el pan, la alegría y por supuesto, la salud. Una noticia presentada en un medio digital de China nos habla de lo que está dispuesto a hacer un padre desesperado cuando sus opciones se agotaron.

El señor Zhang Liyong es un humilde granjero originario de la provincia de Sichuan. Para él no hay nada más importante que su pequeña hija Zhang Xinlei.

Zhang Xinlei es el amor de la vida de su padre Zhang Liyong y de su madre Deng Min, quien también es una granjera de un área rural muy pobre de la región sur occidental de China.

Y es por ese gran amor que sienten por ella que sus padres han comenzado a prepararla para su muerte.

Su padre cavó su tumba en la granja de la familia, y todos los días la lleva a jugar allí, se acuesta con ella y se acostumbran al lugar.

Él quiere que su hija se sienta cómoda en este sitio.

Según sus padres, cuando llegue el momento de que la pequeña Zhang Xinlei tenga que partir, no se sentirá asustada.

Y así cuando la coloque definitivamente en su lugar de descanso eterno la niña sabrá que ese también fue su patio de juegos.

Si eso no es amor del bueno, no sé qué más podría ser.

Ellos han dado rodó por su pequeña pero el destino les jugó una mala pasada.

Zhang Xinlei padece de Talasemia, un muy raro desorden hematológico que le produce una anemia terminal.

La Talasemia solo afecta al 5% de la población mundial, aunque también se conoce como “Anemia Mediterránea” pues es más común en los países de esa área.

 Zhang Xinlei tiene niveles terriblemente bajos de hemoglobina en su sangre por lo que necesita transfusiones de sangre de forma regular.

Los pacientes de talasemia además deben recibir una terapia especial de quelación para eliminar el exceso de hierro que se acumula en su organismo.

Su padre Zhang Liyong y su madre Deng Min han agotado ya todos sus recursos. Ellos se consumieron absolutamente todos sus ahorros en el tratamiento de su pequeña.

En un desesperado último intento Zhang Liyong y Deng Min, los padres de la pequeña Xinlei que padece talasemia tomaron una muy controversial decisión para tratar de ayudar a su hija.

Deng Min está embarazada. Ellos concibieron un segundo hijo con la esperanza de poder utilizar la sangre del cordón de este pequeño para realizar un trasplante de médula.

Esperan que su segundo hijo pueda salvar la vida de su hermanita Xinlei.

Pero es una opción que se escapa de sus manos. Solo después de estar ya embarcados en la posibilidad del trasplante y esperanzados en que su niña Xinlei tendría una oportunidad ellos descubrieron una verdad muy dolorosa.

No tienen los recursos suficientes para costear el procedimiento médico que salvaría la vida de Xinlei.

El trasplante es muy costoso y ellos simplemente no tienen cómo hacerle frente a los fuertes costos que conlleva.

“Estamos acorralados”. Dice entre lágrimas Deng Min, la madre de Xinlei Zhang, quien junto a su esposo Zhang Liyong y con otro pequeño en el vientre acompaña cada día a su hija a la tumba que su padre cavo para ella.

Su padre espera que con estos momentos que comparten en la tumba él pueda ayudar a su hija no tener miedo cuando llegue el momento.

Publicado en Familia
Fuentes consultadas:
www.viralistas.com