Ya se pueden contar los días que quedan para la Navidad. Son muchas las leyendas y los cuentos que giran en torno a la festividad más famosa del año. Reencuentros, cenas, regalos y fiesta son sólo algunos de los sinónimos que acuñan estas fechas. Pero si hay alguien a quien le guste la Navidad de una forma especial, es a los niños.

La mayor parte de los niños esperan a que Santa Claus o Los Reyes Magos les traigan los regalos que llevan todo el año esperando, siempre y cuando se hayan portado bien y hayan sido buenos. Al igual que Santa Claus les trae regalos a los niños buenos, existe una extraña criatura dentro del folklore europeo que se lleva a los niños en un saco si se han portado mal. Su nombre es Krampus, y te lo presentamos a continuación:

krampus_0

krampus_1

Es una criatura del folklore de los países alpinos. Su apariencia es semejante a la de un demonio. En la época previa al cristianismo, Europa tuvo una gran variedad de leyendas asociadas al pago de tributo (festines, sacrificios) a las deidades para la obtención de una buena cosecha (la cual sucedía en el solsticio de invierno). Estas tradiciones sobrevivieron en cierta forma, mezclándose con festividades cristianas, y en algunos lugares, durante la época de cosecha (es decir, con el solsticio de invierno, que a la vez coincidía con la víspera de Navidad), la gente se disfrazaba de “demonios”, y pedían comida y bebida en las calles, siendo este el origen de esta criatura.

Podría decirse que es el antagonista por excelencia de Santa Claus -en EEUU- o San Nicolás -en Europa-. San Nicolás llegó a ser Santa Claus en torno a 1624, cuando los colonos holandeses fundaron Nueva Amsterdam, futura Nueva York. Cuando se trasladaron allí, también llevaron sus mitos y costumbres, entre ellas la festividad de San Nicolás.

A principios del S. XIX, el escritor Washington Irving escribió su famosa sátira sobre la “Historia de Nueva York”, en la que deformó por completo al santo holandés, Sinterklaas -San Nicolás en holandés-, en la burda pronunciación angloparlante, Santa Claus. Algunos años más tarde y basándose en el personaje de Irving, Clement Clarke Moore, publicó el poema que le dio cuerpo y forma al mito de Santa Claus.

krampus_2

krampus_3

Según la leyenda, este demonio aparece en la noche del 5 de diciembre, merodeando las calles durante dos semanas.

Su apariencia es representada por una criatura de apariencia demoniaca. Su rostro diabólico está acompañado de una larga lengua roja, con cuernos en la frente y mirada enfermiza. Tiene el cuerpo cubierto por un oscuro y tupido pelaje, y sus patas son similares a las de un fauno. En muchas imágenes es ilustrado con una canasta en su espalda, en donde coloca a los niños malos para llevarlos al infierno.

krampus_4

krampus_5

En la época previa al auge del cristianismo, Europa tenía infinidad de leyendas y mitos asociados al pago del tributo a las deidades para la obtención de abundantes cosechas. Con el tiempo estas leyendas perduraron y se mezclaron con las festividades cristianas. Cuando llegaba la época de cosechas, que coincidía con las víspera de Navidad, la gente se disfrazaba de demonios y deambulaba por la calles pidiendo comida y bebida.

krampus_6

krampus_7

Tradicionalmente en Austria, los hombres jóvenes se visten como el Krampus la noche del 5 de diciembre y durante las dos primeras semanas deambulan por las calles asustando a los niños con cadenas oxidadas y campanas.

Por otra parte, algunas veces los que se disfrazan se emborrachan, pelean, y causan disturbios.

krampus_8

krampus_9

Esperemos que por vuestro bien, hayáis sido buenos este año, porque no quedan casi días para el próximo 5 de diciembre.

Fuente: viralnova y wikipedia

Publicado en Cultura y ocio