Las personas audaces son conscientes del miedo que tienen. El temor es para ellas brújula y no obstáculo. Se convierte en un factor para decidir qué paso seguir, no en un maligno enemigo que hay que eliminar.

Cuando negamos nuestros temores los hacemos más fuertes.

Si reconfortamos las voces en nuestra cabeza diciendo racionalmente que todo estará bien, lo que realmente hacemos es reforzar el miedo.

Rechazar el miedo no nos hace valientes. El enfoque que debemos tener para no fortalecer el miedo es reconocer nuestros temores y seguir adelante.

La vida sin miedo no dura mucho – antes que te des cuenta puedes ser atropellado por un camión (o pisoteado por tu jefe).

Los audaces, por otra parte, ven el mundo como es (temores incluídos) y así toman decisiones inteligentes y, por tanto, valientes.

———————–

~Texto Original: Seth Godin

~Traducción: Laura Briones

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
https://goo.gl/7VJFu