¿Algunas vez has estado esperando al metro, y entre el retraso del tren y lo que has tardado en llegar a tu destino te has preguntado si quizá habrías llegado antes caminando?

Pues gracias a este hombre ahora sabemos que somos capaces, o al menos en el metro londinense. Una separación entre dos estaciones de 380m (Mansion House a Cannon Street), que incluye dos barreras de entrada y las consiguientes entradas y salidas a las estaciones han sido la pista de este reto.

Tan rápido como se abrieron las puertas del metro, el corredor sale disparado esquivando a la gente y a los obstáculos, mientras, otra persona graba desde dentro del vagón. La reacción de los pasajeros que estaban dentro del vagón y le vieron salir, se convierte en vítores cuando lo vuelven a ver entrar de nuevo.

Original: Epic Challenges

Publicado en Miscelánea