grosero_1

Todos, incluso los más cultos, soltamos alguna que otra grosería de vez en cuando. Ya sea en tono jocoso o irónico, a modo de broma, o para descalificar a alguien en un determinado momento. Esto no nos convierte en personas con un vocabulario más reducido, sino todo lo contrario, ni nos hace más ignorantes como algunos piensan.

Al menos esto es lo que afirma la ciencia en un estudio sobre el lenguaje realizado a finales de 2015, publicado en el diario Language Sciences.

En sus conclusiones, el estudio determina que las personas que utilizan más groserías no son menos inteligentes que aquellas que usan menos. De hecho, estos presentan un mejor manejo del vocabulario y fluidez a la hora de hablar.

La investigación recolectó todos estos datos a través de un experimento en el que participaron jóvenes de edades comprendidas entre 18 y 22 años, en el que estos debían soltar todas y cada una de las groserías que pasaran por su cabeza, sin importar el grado de las mismas, durante un minuto. Después, debían hacer lo mismo, pero esta vez con nombres de animales.

Para asombro de los investigadores, y seguramente para la gran mayoría de todos nosotros, las personas que más palabras malsonantes pronunciaron en un minuto, fueron también quienes más animales lograron nombrar, independientemente del género. Esto llevó a concluir que: la cantidad de groserías que manejamos está estrechamente relacionada con la riqueza de nuestro vocabulario.

Pero ahí no queda la cosa. Aquellos que suelen decir más tosquedades, también saben identificar mucho mejor las diferencias entre cada una de ellas, es decir, que saben perfectamente cuáles pueden utilizarse en un ámbito amistoso, de las que se utilizan para insultar a alguien, o de las que usamos como expresiones inofensivas en un determinado puntual, como cuando alguien nos pega un pisotón, o cuando recordamos que nos hemos dejado el horno encendido.

Así que ya sabéis, cuando alguien se atreva a criticaros por vuestro vocabulario, ya tenéis un estudio científico que avala que vuestra riqueza léxica es mayor que la suya :P.

Fuente: sciencedirect

Publicado en Ciencia