Recién terminé de ver un programa bastante interesante, se llama Juana Inés. Es una más de las excelentes producciones a originales a las que Canal Once nos tiene acostumbrados. Es una idea original de Patricia Arriaga basada en la vida de la ilustre poetisa Sor Juana Inés de la Cruz. La dirección corrió a cargo de
Patricia Arriaga, Emilio Maillé y Julián de Tavira.

Se trata de una serie muy corta, cuenta con apenas siete episodios, en los que se narra la vida de
Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillan, desde su presentación en la corte virreinal de la Nueva España (hoy México).

Pues bien, quiero creer que casi cualquier persona sabe al menos los básicos de dicha mujer, de modo que sólo contaré sobre la trama que se centra en el perpetuo conflicto que fue la existencia de Sor Juana, y sus interminables enfrentamientos con cualquiera que desease verse vapuleado intelectualmente hablando frente a ella. Hay mucha intriga palaciega, romance clasificación A, intriga con las monjas, intriga con los sacerdotes, intriga política, y ocasionales intrigas familiares. ¿Mencioné la intriga?

Como su gracia estriba más en cómo se cuenta la historia que en una historia que todos nos sabemos, hablaré de otros detalles, buenos y malos que tuvo esta miniserie. En primer lugr, están las actuaciones, que fueron excelentes. Canal Once no empieza algo sin la plena convicción de que estará bien hecho y eso es algo que siempre se agradece. Juana Inés no es la excepción. Cada personaje te deja bien claro quién es y qué carajos hace en la historia, y te hace sentirlo, lo cual te tiene ya a mitad del camino para poder disfrutar la serie. Otro punto positivo es el desarrollo de los personajes, pues va desde una Sor Juana que jamás deja de ser adolescente del todo hasta un Padre Antonio Núñez que uno detesta, pero hay qué aceptar que tiene su motivación bien determinada. Enemigos, no los hay, a veces parece que todo se acomoda en contra de la heroína, y otras simplemente cae víctima de su lengua que, como buena poetisa, no sabe quedarse quieta así su vida dependa de ello.

Como un punto negativo tendré qué mencionar la velocidad a la que la serie se desarrolla, pues llega a ser tan acelerada, que en ciertos puntos se siente como una interminable sucesión de problemas; falta un remanso de paz, un pequeño espacio donde pase algo que no amenace a la pobre mujer.

Por otro lado, el guión es sólido, la historia está, si bien a veces un tanto rápida, bien contada, asignando las partes de importancia en proporción a la que tienen en los acontecimientos relatados. Además te mantiene interesado, cuando un capítulo termina, se queda ese pequeño gusanito hijo de perra que te malaconseja para que pongas sólo el principio del siguiente episodio para ver qué pasa (iluso).

Pero, y éste es el gran pero, el último capítulo no le hace justicia a nuestra protagonista. Si bien hay elementos de la vida de Sor Juana que no están del todo claros, parece que de repente sufrió un desorden de personalidad al más puro estilo de su tocaya Juana de Arco.

A pesar de ello, la serie es un imperdible por donde lo veas, y, si lo quieres ver desde un punto de vista un tanto pedagógico, te enseñará a apreciar aún más tus billetes de doscientos pesos.

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
http://oncetv-ipn.net/juana-ines/