Durante mucho tiempo, la sociedad no vio con buenos ojos que los hombres llorasen pero, por suerte, las compuertas ya se han abierto.

Hoy día, llorar no es síntoma de debilidad, sino de empatía, asertividad, sensibilidad y calidad emocional. Porque hay momentos en la vida que, sea por tristeza o felicidad, bien merecen unas lágrimas. Tal y como le ha sucedido a este novio durante el día de su boda.

Su imagen rompiendo en llanto al contemplar a su futura esposa se ha hecho viral y ha dado la vuelta al mundo. Lamentablemente, algunos retrógados han aprovechado la coyuntura para reírse de él, pero las redes sociales han salido en su defensa.

Y es que muchos usuarios parecen tenerlo claro: “¡Cásate con un hombre que llore de emoción cuando te vea caminado hacia el altar! Nadie te querrá con más fuerza.”

¿Tú que opinas?

Fuente: My reaction seeing my bride for the first time!

Publicado en Familia