Hace 50 años, una joven paquidermo llamada Shirley llegaba a Estados Unidos de la mano de un circo ambulante. Tras muchos años de duro trabajo, una lesión grave en una de sus patas la dejó impedida para siempre. Fue entonces cuando un joven cuidador del zoológico de Louisiana llamado Salomón, supo de su situación y se hizo cargo de ella.

Más de 22 años han pasado desde que Salomón y Shirley se vieran por primera vez. En estas dos décadas, Salomón ha cuidado con esmero de la elefanta, alimentándola y ayudándole con su lesión.

El vínculo afectivo entre ellos es más que evidente, cuando ves los gestos y el cariño con que se tratan. Sin embargo, a pesar de los magníficos cuidados de Salomón, Shirley nunca ha podido disfrutar de la compañía de otros elefantes. El zoológico es muy pequeño y no tenía capacidad para compañeros.

Sabiendo lo importante que es la compañía de otros de su especie para los elefantes, Salomón ha conseguido que Shirley sea aceptada en un santuario para elefantes, donde podrá disfrutar de cientos de hectáreas de terreno para vivir con otros semejantes.

La televisión local ha realizado un emotivo reportaje que recoge los últimos días de esta singular pareja, y el primer contacto de la elefanta con un compañero, con el que esperamos consiga al fin ser feliz.

Original: The Urban Elephant: Shirley’s Story

Publicado en Animales