A menudo la gente que trabaja en los estudios de tatuajes suele parecernos un poco ruda y generarnos desconfianza. Esto es debido a que, normalmente y no siempre, suelen vestir ropa punk, están llenos de tatuajes y de piercings, la cosa más lógica del mundo cuando trabajas como tatuador, pero la mayoría te sorprenden rápidamente por su amabilidad, ya que son personas acostumbradas a tratar con el público, y ante todo son artistas.

En relación con esto, existe una entrañable historia que teníamos que narraros desde La Voz del Muro, acerca de un tatuador y una niña muy especial. La historia sucede en Nueva Zelanda y demuestra que todas esas ideas preconcebidas pueden tratarse tan sólo de fachada, porque como veremos, tras esos tatuajes y piercings se esconde un hombre con un corazón de oro.

Suzie, es una mujer con síndrome de Down que cada viernes acude al estudio “músculo y tinta” de Jason Ward, un profesional del mundo del tatuaje, para que la tatúe con calcomanías:

Suzíe es una amante empedernida de los tatuajes, en especial de los diseños maoríes, y lleva acudiendo a su cita con Jason, cada viernes durante los últimos tres meses, para que éste la tatúe.
tatuador_mujer_sindrome_down_1

Debido a su enfermedad, ningún tatuador accedió a marcar su piel con tinta hasta que conoció a Jason

tatuador_mujer_sindrome_down_2

“La primera vez que entró en la tienda puso sus cosas sobre el mostrador y me dijo, ponme esto en el brazo”, cuenta Ward. “Si yo fuera un familiar suyo y hubiésemos ido juntos a otra tienda para que la tatuaran y nos hubiesen dado una negativa como respuesta, me hubiese molestado muchísimo… ¿Por qué decirle que no?”, concluye

tatuador_mujer_sindrome_down_3

Este artista del tatuaje le pone una calcamonía que se quita justo antes de la nueva cita de la semana siguiente. Algo tan sencillo que no se les había ocurrido al resto de tatuadores que Suzie había visitado

tatuador_mujer_sindrome_down_4

Jason no le cobra nada por el servicio, lo único que se lleva es la sonrisa de Suzie al ver lo contenta que se marcha del estudio cada viernes

tatuador_mujer_sindrome_down_5

Aunque corta, es una entrañable y bonita historia cargada de valores que nos hacen reflexionar acerca de la humanidad de las personas. Si te ha gustado la historia de Ward y Suzie no dudes en compartirla en Facebook con tus amigos o déjanos un comentario para saber vuestras opiniones.

Fuente: boredpanda

Publicado en Miscelánea