En 2011, China puso definitivamente en funcionamiento su Programa espacial Tiangong. El objetivo era crear una estación espacial de tercera generación a la que, poco a poco, se le irían acoplando diferentes módulos, para estar completamente finalizada en 2020.

Pero parece ser que esto no va a ser posible. Hace escasas horas, Wu Ping, subdirectora del programa de vuelos espaciales tripulados, ha declarado que la Tiangong se encuentra definitivamente fuera de control y que caerá sobre la Tierra más pronto que tarde.

Debemos tener en cuenta que estos aparatos tienen una vida útil determinada. Cuando esta se acaba hay que deshacerse de ellos, y los procedimientos a seguir pueden ser dos.

La primera es mandar el aparato en cuestión a una zona popularmente conocida como “Cementerio de Satélites”. Esta órbita se encuentra a unos 300 km de la órbita funcional. Allí se puede acumular basura espacial sin que cause demasiados problemas.

La otra opción es devolverlos a la Tierra. Con los cálculos adecuados, el aparato se desintegrará al entrar en la atmósfera. En caso de que queden algunos restos, estos caerían al mar o en zonas deshabitadas.

Pero claro, para poder realizar alguno de estos dos procedimientos hay que tener control sobre el aparato y China no lo tiene. De momento, la estación se encuentra intacta y orbitando a unos 370 km de la Tierra.

Según sus cálculos, la mayor parte de la Tiangong debería desintegrarse al hacer su reentrada a la atmósfera. Esto sucederá en algún momento del 2017, aunque no se sabe ni cuándo ni cómo. La agencia espacial china dice que seguirán detalladamente la trayectoria de la estación e irán informando puntualmente para evitar males mayores.

Ciertamente es muy difícil que los restos terminen estrellándose en una zona poblada. Nuestro planeta es muy grande, por lo que hay una mayor probabilidad de que los restos caigan en el océano o en alguna zona despoblada.

De todos modos, es imposible no preocuparse mínimamente, sabiendo que un cacharro de cientos de toneladas sobrevuela nuestras cabezas sin ningún control.

Fuente: Boredom Therapy, Blogthinkbig.com, Artículo por La Voz del Muro

Publicado en Ciencia