Los que tenemos gatos sabemos que son unos excelentes compañeros, y qué mejor forma de devolverle toda la compañía que te van a dar que rescatándolos de pequeños mediante la adopción. Muchos de los gatitos rescatados son encontrados en malas condiciones, con afecciones a los oídos y la vista. La mayoría se cura con unos buenos y sencillos cuidados, pero otros muchos acaban perdiendo la visión, como es el caso de Oskar, este pequeño gatito.

Lo que para muchas personas sería un impedimento, para un animal como un gato, con sus sentidos tan desarrollados, es solo una barrera más que superar. En el video vemos como en poquísimo tiempo el pequeño pasa de no moverse a interactuar con su entorno jugando con una pelota con cascabeles.

Toda una inspiración para los que nos quejamos de los problemas que realmente no tienen importancia. Como siempre, los animales nos enseñan una gran lección.

Original: Oskar & Klaus

Publicado en Miscelánea