Son muchos los vídeos que hemos visto sobre acrobacias en el mundo de la aviación. Sin embargo, los protagonistas de estas vertiginosas hazañas suelen pilotar cazas o aviones de combate, los cuales permiten una mayor maniobrabilidad.

Por eso, cuando vimos que un Boeing de pasajeros podía hacer cosas que solo haría un caza, no pudimos evitar la tentación de compartir estas insólitas imágenes con todos vosotros.

En el vídeo veréis a un Boeing 787-9, apodado Dreamliner, en plena exhibición de vuelo de cara al Paris Air Show que tuvo lugar en 2015. Lógicamente, lo que la multinacional pretende con esta demostración es dar a conocer la funcionalidad del aparato, llevando al límite sus capacidades.

Lo cierto es que es impresionante ver cómo un avión comercial de tal envergadura puede moverse de esa manera. Eso sí, estoy convencido de que cualquiera que tenga un poco de miedo o aversión a volar jamás subiría a un avión pilotado por estos profesionales.

Imaginad cómo os sentiríais si vuestro vuelo empezase de este modo…

Vía: Boeing

Publicado en Ciencia