Vivimos en una sociedad en la que podemos tener de todo cuando queramos y como queramos. Damos por sentado que nuestras necesidades básicas están cubiertas y siempre va a ser así, por lo que no valoramos ciertas cosas y no nos damos cuenta de lo afortunados que somos.

Joyce Terrafranca es una joven que vive en la ciudad de Cebú en Filipinas y ha hecho una foto que nos va a dar un lección de esfuerzo y humildad a todo el mundo. Esta imagen deberían verla especialmente todos esos niños que no quieren ir al cole o a estudiar, para que se conciencien desde muy pequeños que no todo el mundo tiene su suerte y den gracias por lo que tienen.

Captura de pantalla 2015-06-29 a las 17.31.19

Joyce es alumna de la universidad de medicina de Cebú y el 23 de Junio se encontró con un niño que estaba en la calle haciendo sus deberes de esta forma. Esta imagen le pareció tan inspiradora que decidió inmortalizarla y hacérsela llegar a todo el mundo por medio de las redes sociales.

El niño de la fotografía se llama Daniel Cabrera y tiene tan solo 9 añitos. Vive junto a su madre y su hermano Gabriel de 7, en un McDonalds donde su madre trabaja de día. Lamentablemente no disponen de electricidad en casa para poder encender ni una sola luz.

Daniel improvisa todos los días su “sala de estudio” debajo de una farola del MacAuto y mientras otros niños se dedican a jugar, él hace los deberes y estudia duro para poder conseguir un trabajo digno con el que mantener a su familia.

Daniel cabrera

Cursa tercer grado en la escuela Primaria de Subangdaku y su sueño es ser policía o doctor. Daniel solo tiene un lapicero que cuida con cariño ya que perderlo sería un gasto más para la ya apretada economía de su familia.

La imagen ha corrido como la pólvora por todas las redes sociales, lo que ha conseguido que su historia se haga tan famosa que algunas ONG han empezado a ofrecerles su ayuda.

Ojalá el sueño, tanto de Daniel como de otros muchos niños que se esfuerzan día tras día por salir de la pobreza, se haga realidad. Por el momento nos quedamos con una imagen suya, con la que no podemos evitar sentir inspiración, a la vez que aflicción.

Fuente: Am

Publicado en Miscelánea