La guerra más grande de la Tierra está teniendo lugar y no lo sabíamos

Enlace patrocinado
por Alberto Díaz Pinto
el 07/11/2016 en Ciencias naturales

La raza humana ha emprendido miles de guerras y contiendas a lo largo de la historia. De hecho, aún hoy, después de un siglo marcado por dos Guerras Mundiales y cientos de conflictos aislados, seguimos enfrentándonos.

Sin embargo, no somos conscientes de la mayor guerra de la historia de nuestro planeta, la cual está teniendo lugar en este preciso momento, y que se remonta desde finales del año 1800.

Una contienda global que tuvo sus orígenes en Argentina y que hoy está presente en prácticamente todo el globo, excepto en la Antártida, llegando a lugares tan remotos como Hawái, Nueva Zelanda, Japón o Noruega.

Lo que no imaginábamos es la especie invasora que protagoniza esta lucha, pues se trata de una especie de hormiga llamada Linepithema humile, que literalmente se traduce como “humilde” o “débil”. Sin embargo, esta pequeña invasora no es nada de eso.

Una invasión a gran escala

hormigas_2

La contienda comenzaba en algún momento a finales del año 1800, cuando un puñado de estas pequeñas hormigas marrones de 3 milímetros de longitud, que habitaban en las riberas del río Paraná, se colaron como polizontes en un barco con rumbo a Nueva Orleans, EE. UU.

Se trata de una plaga invasora sin precedentes, incluida en la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

En Estados Unidos la plaga se extendió a una velocidad sobrecogedora. En vez de formar colonias aisladas, estas hormigas se comportaron como un ejército unido en tierras extrañas, ansiosas por conquistar territorios; una súper colonia que creció hasta extenderse por gran parte de América del Norte.

Como era de esperar, las hormigas argentinas no tardaron en llegar a Europa, conformando allí la mayor unidad cooperativa de la naturaleza conocida hasta el momento, ya que existe una colonia que recorre el norte de Italia, el sur de Francia y llega hasta la costa atlántica española y portuguesa. Un total de 6.000 km de extensión.

Pequeñas, pero matonas

hormigas_1

La Linepithema humile ha invadido principalmente los ecosistemas de tipo mediterráneo de todos los continentes y sus efectos negativos sobre la flora y la fauna de estos lugares están ampliamente documentados.

Al provocar la desaparición de las hormigas nativas, interrumpe numerosas relaciones mutualistas planta-hormiga. Tanto en el matorral mediterráneo sudafricano como en el californiano, la aparición de la hormiga argentina implica la desaparición del gremio de hormigas dispersantes de semillas. Del mismo modo, interfiere en los procesos de polinización.

En Cataluña, por ejemplo, se ha demostrado que su presencia ha reducido la dispersión de semillas de algunas variedades de plantas.

También tienen un efecto negativo sobre la biodiversidad, pues reducen violenta y notablemente la población del resto de hormigas autóctonas, así como de otros artrópodos. Pero su presencia también ha afectado a especies de vertebrados, como es el caso del lagarto cornudo de California, y en algunos casos reducen el éxito reproductivo de algunas aves.

A continuación os dejamos con un documental donde explican detalladamente el impacto en los ecosistemas por la invasión de esta especie, así como sus cruentas y violentas tácticas de conquista. De hecho, el documental se titula Hormigas Asesinas y fue emitido por Discovery Channel.

Vía: Meridianos
Imágenes: Meridianos
Fuente: mapama.gob

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más