La hacían bullying por culpa de sus cejas y ahora la han convertido en top model

Enlace patrocinado
por Kike Pérez
el 23/11/2016 en Varios

Las cejas son una parte importante de nuestro rostro y es que, además de proteger nuestros ojos del sudor y el agua, también permiten el lenguaje corporal. Quítale las cejas a una persona y casi no podrá expresar nada. Ni alegría, ni tristeza, ni enfado. Nada.

A pesar de ello, los cánones de belleza siempre han considerado las cejas grandes un motivo de fealdad, vergüenza y burla, especialmente en mujeres. Un rasgo solo disculpado en niños, adolescentes y, quizás, hombres antes de la metrosexualidad.

Afortunadamente el concepto de belleza evoluciona con el tiempo y hoy una ceja poblada no es un problema si se lleva con dignidad. Tal y como hace nuestra protagonista de hoy.

Durante mucho tiempo, la portorriqueña Natalia Castellar Calvani, se avergonzó de sus pobladas y grandes cejas…

… un rasgo familiar que heredó de su padre

Sin embargo y apesar de las burlas que sufrió de niña, ha logrado convertirse en modelo

Al transformar el que era su mayor defecto, en unas de sus principales señas de identidad

Un rasgo que la ha catapultado a la fama con solo 17 años

“Hoy no me pienso retocar mis cejas. Me da igual si son tendencia o dejan de estar de moda. A mi me han diferenciado de otras modelos”, declara Natalia en wmagazine

“Es un rasgo de mi misma que ojalá hubiera aprendido a amar antes”

“Al principio sentía vergüenza de ellas, porque cuando era pequeña y adolescente recibí muchos insultos y burlas”

“Una vez incluso traté afeitármelas… pero mi mamá me sorprendió y me detuvo a tiempo. ¡Gracias mamá!”

“Con el tiempo empecé a estar más segura de mi misma y mi hermana, que es fotógrafa, comenzó a hacerme fotos para practicar y compartirlas en Instagram”

“Tuve también que soportar muchos trolls y comentarios negativos sobre mis cejas pero aprendí a pasar de ellos y esto me hizo aún más fuerte”

“Un buen día llegó una oferta de trabajo para una campaña de moda. Mis cejas habían atraído la atención de la agencia y era el principal motivo por el que me llamaban”

Desde entonces Natalia cuida, nutre y cepilla sus cejas con esmero…

…pero sobre todo, se siente orgullosa de ellas

Sus fans la comparan con Frida Kahlo y ella no ha vuelto a sentir vergüenza nunca más

Y es que al final nuestro mayor defecto puede ser una gran virtud

Fuente: wmagazine.com

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más