La estrella de “Rápidos y furiosos” Paul Walker adoraba a su hija Meadow. Rodeaba a la niña con cariño e incluso se hizo un tatuaje con su nombre.

Desafortunadamente, cuando la niña tenía 15 años, el actor falleció y no pudo ver cómo creció su hija.

Meadow Walker nació en 1998. Los aficionados de “Rápidos y furiosos” conocen su nombre porque Paul la mencionaba casi en cada entrevista.  La mamá de la niña, Rebecca Soteros, a pesar de que no vivía con Paul Walker, le confiaba plenamente su crianza. El actor decía que Meadow era su mejor amiga e intentaba dedicarle todo su tiempo libre.  

before I fell on my face

A post shared by Meadow Walker (@meadowwalker) on Dec 26, 2015 at 7:06pm PST

  Hace poco Meadow celebró su cumpleaños número 18. Según las fotos en las redes sociales, ya no es un pequeño angelito sino una hermosa mujer joven. 

La chica ya tiene sus aficionados que siguen su vida y quieren hablarle a todo el mundo acerca de sus logros. 

The most gorgeous girl in this world ❤

A post shared by Meadow Walker Fan Page (@meadow_walker) on Dec 20, 2016 at 6:15am PST

  El bonito rostro y la figura esbelta de Meadow a menudo atrae a los fotógrafos, quienes con gusto invitan a la chica a hacer sesiones fotográficas. 

These shoots are so amazing 💕💙 📷: @juankrzorrilla

A post shared by Meadow Walker Fan Page (@meadow_walker) on Feb 10, 2017 at 5:08pm PST

  A pesar de que Meadow todavía siente un vacío tras haber perdido a su papá, poco a poco aprende a vivir una vida alegre: viaja mucho y lleva un estilo de vida activo. 

She’s beautiful 😍💙💙

A post shared by Meadow Walker Fan Page (@meadow_walker) on Dec 19, 2016 at 5:55am PST

  Ella no da lugar a los rumores sobre sí misma y se comporta con mucha dignidad, lo cual, sin duda, alegra a todos los aficionados de su papá.  

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
https://genial.guru/